Acepta Policía de Oaxaca medida cautelar de Defensoría para víctima por agresión de munícipe de Tlacolula

Presidente de la CNDH
Acatar las leyes y un nuevo paradigma de solidaridad social harán posible el respeto a derechos humanos
28 enero, 2016
Analizarán encíclica Laudato Si
Realizarán encuentro indígena previo a la visita del Papa Francisco a Chiapas
28 enero, 2016

Acepta Policía de Oaxaca medida cautelar de Defensoría para víctima por agresión de munícipe de Tlacolula

Acepta Policía Estatal medida

Buscan evitar hechos en contra de ciudadana de imposible o difícil reparación

Acepta Policía Estatal medida

Buscan evitar hechos en contra de ciudadana de imposible o difícil reparación

* Agraviada denunció que escoltas del edil la amedrentaron con arma
* Policía Estatal informó que resguarda a la víctima y su domicilio
* Defensoría mantiene abiertos tres expedientes más por quejas contra edil

Oaxaca, Oax., 28-ene-2016.- La Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca (DDHPO) emitió medidas de protección al ayuntamiento de Tlacolula de Matamoros para resguardar a una ciudadana, quien denunció haber sido amenazada de muerte y agredida físicamente por escoltas del presidente municipal de esa localidad.

La Defensoría inició el expediente de queja DDHPO/058/(24)/OAX/2015 para investigar las posibles violaciones a los derechos humanos de la agraviada; además pidió a la autoridad municipal que rinda al organismo autónomo un informe sobre los hechos que motivaron la queja.

La Defensoría del Pueblo de Oaxaca emitió medidas cautelares a favor de la ciudadana, ante el riesgo de que ocurran hechos en su contra de imposible o difícil reparación, por lo cual solicitó a las autoridades municipales que se abstengan de causar cualquier acto de molestia a la ciudadana.

Además, el organismo defensor realizó un llamado a la autoridad municipal para que busquen alternativas de solución al conflicto planteado por la quejosa, con el objetivo de subsanar las diferencias entre el ayuntamiento y la agraviada, a fin de que las parte lleguen a acuerdos que permitan salvaguardar los derechos de la víctima.

La Dirección Jurídica de la Policía Estatal, ante el requerimiento de la Defensoría, respondió el pasado 26 de enero que aceptó la medida precautoria del organismo autónomo a fin de cumplir con la petición para cautelar a la ofendida.

Además, el organismo defensor recordó que en la actualidad investiga otros tres expedientes por posibles violaciones a los derechos humanos de personal del Ayuntamiento cometidos por la autoridad municipal de Tlacolula de Matamoros contra la síndico municipal, la titular del Instituto Municipal de la Mujer y una empleada de la Casa de la Cultura local.

Por su parte, la quejosa compareció ante personal de la Defensoría para solicitar la intervención del organismo, pues señaló que el pasado 12 de enero, alrededor de las 21:00 horas, se encontraba dentro de su camioneta estacionada frente al Palacio Municipal de Tlacolula –región de Valles Centrales-, esperando a familiares suyos que participaban en una reunión en dicho edificio.

La víctima dijo que al ver a una amiga suya se bajó de su vehículo para platicar con ella, pero mientras estaba conversando escuchó los gritos de un hombre que la insultaba; al voltear a ver quién era la persona que le gritaba, descubrió que era el presidente municipal de Tlacolula, quien le decía que se fuera o de lo contrario la golpearía, mientras avanzaba hacia ella junto con dos de sus escoltas.

Debido a esto, personas que observaban lo ocurrido le pidieron a la agredida que volviera a su vehículo, pero los escoltas del edil la interceptaron y uno de ellos le apuntó con una pistola; la quejosa aseguró que el presidente le dirigió amenazas de muerte, pero la intervención de algunas personas presentes evitó que la agresión continuara. El edil se retiró con sus guardaespaldas y la agraviada espero a que sus familiares salieran de la reunión para marcharse.

La agraviada señaló que desde ese día sufre hostigamiento por parte de elementos de la Policía Municipal que mantienen una vigilancia excesiva en torno a su domicilio. Por ello, la quejosa solicitó al organismo defensor que intervenga ante lo que ella considera que es un abuso de autoridad y violaciones a sus derechos humanos.