Centro Estatal de Emergencias se reporta listo ante celebraciones de fin de año

Piden vigilar a menores de edad
Reiteran recomendaciones a la población oaxaqueña durante el uso de pirotecnia
31 diciembre, 2015
Las diferencias políticas ahora se dirimen a balazos
Ejecución de priista empaña comicios en Oaxaca
31 diciembre, 2015

Centro Estatal de Emergencias se reporta listo ante celebraciones de fin de año

Centro Estatal de Emergencias

Dedicados a apoyar a la ciudadanía en diversas emergencias

Centro Estatal de Emergencias

Dedicados a apoyar a la ciudadanía en diversas emergencias

* Sin importar el festejo, la temporada o el día de la semana, el equipo especializado en atender los números de Emergencias 066 y Denuncia Anónima 089, así como despachadores y monitoristas, trabajan 24 horas los 365 días del año

Oaxaca, Oax., 31-dic-2015.- Todo está dispuesto para recibir el año nuevo; la cena que está lista en el horno, impregna el cálido hogar con su exquisito aroma. La mesa luce elegantemente montada; el vino, las copas, las uvas, la mejor vajilla y la compañía de los que más se quieren.

Faltan escasos segundos para que culmine el año, la familia se pone de pie y con las copas en la mano esbozan su mejor sonrisa; es momento de abrazar y desearse lo mejor. Comienza la cuenta regresiva: 5, 4, 3, 2, 1… ¡Feliz Año nuevo 2016!.

Mientras todos festejan en sus hogares, en compañía de sus padres, hermanos, esposos, hijos, sobrinos, desde el Centro de Control, Comando y Comunicación (C4), un operador del Centro Estatal de Emergencias de la Secretaría de Seguridad Pública de Oaxaca (SSPO), contesta una llamada: -066, ¿cuál es su emergencia?…

No importa la celebración, la temporada, el día de la semana o la hora que sea, el equipo especializado en atender los números de Emergencias 066 y Denuncia Anónima 089, entre operadores, despachadores y monitoristas, trabajan 24 horas los 365 días del año.

Divididos en equipos con turnos específicos, los integrantes que conforman el Centro se mantienen alerta ante los diversos accidentes o incidentes que puedan ocurrir en los Valles Centrales. Atentos a las líneas telefónicas, precisos en la coordinación con los diversos cuerpos de seguridad y de emergencias, y vigilantes de las cámaras de seguridad instaladas en la ciudad, ellos velan y protegen.

Tan solo en el mes de octubre, el número de Emergencias 066 registró un total de 244 mil 352 llamadas, de las cuales, 197 mil 122 fueron colgadas, 40 mil 811 de broma y seis mil 419 atendidas.

“31 y 24 de diciembre aquí pasa desapercibido"

“31 y 24 de diciembre aquí pasa desapercibido”

* Profesionales al servicio de la seguridad

Dedicados a apoyar a la ciudadanía en diversas emergencias, los operadores, despachadores y monitoristas del Centro Estatal de Emergencias se convierten en voces, oídos y ojos invisibles; nadie los conocerá y difícilmente son reconocidos por su gran labor.

Al respecto, en una amena charla, ellos externan su sentir y opinan. Tal es el caso de uno de los operadores del 066, quien recuerda que el año pasado le tocó cubrir el turno de noche tanto el 24 como el 31 de diciembre.

Asegura que “no estamos para celebrar ni para pensar en nosotros, porque trabajamos para la ciudadanía y más que un sacrificio, esto es una atención que no podemos de lado ni siquiera unos minutos, al contrario, en esta temporada debemos estar atentos al 200 por ciento ya que son fechas de más fiestas y ocurren accidentes que requieren de mayor atención y mayor movilización de las corporaciones policiacas o unidades médicas.

En el área se cuenta con personal interdisciplinario, como abogados, sociólogos, psicólogos, paramédicos y médicos, lo que ayuda a brindar un servicio más idóneo a los usuarios.

“31 y 24 de diciembre aquí pasa desapercibido, igual que todos los días, porque no nos fijamos si hoy es lunes, o domingo; si es día del amor y la amistad, 24 de diciembre, primero de enero, o un cumpleaños”, agregan.

Comentan que para poder realizar bien su trabajo, tratan de no engancharse con lo que pasa afuera, pues sería desgastante pensar que podrían estar con sus familiares, disfrutando, celebrando, y brindando, lo cual además los desconectaría de su labor.

En ese sentido, son claros. El hijo, la hija, el padre de familia, la mamá, el hermano, la hermana, el esposo o la esposa, se deben quedar allá afuera y quien entra a laborar es un servidor público que está la disposición de la ciudadanía que así lo requiere.

“Tengo una esposa que está embarazada y de pronto dejarla en el turno de la noche es complicado y difícil, pero sé que tengo que cumplir con mi trabajo”, se escucha.

Desafortunadamente en diciembre sube el índice de las llamadas de broma, niños y personas adultas que en estado de ebriedad o incluso sobrias, llaman a los números de emergencias para solicitar información acerca de en dónde hay vinaterías abiertas o incluso que les digan ubicaciones del operativo alcoholímetro para que no pasen por ahí.

“Llevamos un protocolo de entrevista cuando respondemos llamadas, no es que seamos insensibles, simplemente en ocasione tenemos que ser consecutivos con lo establecido para poder brindar un buen servicio y una atención inmediata y adecuada. No nos podemos quebrar con la gente, pues no seríamos objetivos para darle prioridad a la emergencia”, comparten.

Es importante mencionar que debido a las condiciones de estrés o emocionales a las que son sometidos, reciben constantemente cursos y actualizaciones. Recientemente el Centro recibió una certificación acerca de cómo manejar el estrés y cómo controlar la frustración durante las llamadas de broma, para conducirla positivamente a invitar a la ciudadanía a no hacerlas.

Con dicho reconocimiento, el Centro Estatal de Emergencias de Oaxaca se convirtió en el cuarto estado a nivel nacional en tomar la capacitación, además de actualizarse en el Nuevo Sistema de Justicia Penal y demás programas en materia psicológica.

Ellos contestan diversidad de llamadas, desde bromas e incidentes poco graves, hasta posibles suicidas, reportes de personas muriendo o muertas y violaciones. Todo lo deben callar pues está prohibido divulgar lo que ahí escuchan.

Asimismo el gran equipo cuenta con sesiones de apoyo psicológico, que les ayudan a lidiar con las diversas experiencias y, sin embargo, no dejan de insistir en que es un trabajo muy noble que los deja llenos de muchas satisfacciones cuando pueden ayudar a los usuarios.

En caso de emergencias graves “solo nos queda tranquilizarlos para que nos puedan dar los datos necesarios, debemos hacerlos sentir que hay alguien que los está ayudando y que pueden confiar en nosotros”, reiteran.

“Lo que se hace es cumplir con tu trabajo, dejas a un lado la parte humana y la satisfacción que nos llevamos es poder brindar el apoyo necesario; me ha tocado el 24 y el 31 en la noche, la familia quiere estar reunida, pero a uno sólo le queda despedirse antes pues el servicio siempre sigue operando”, finalizan.