Comida chatarra perjudicial para el cerebro

Comida chatarra perjudicial para el cerebro
enero 06 13:07 2013 Imprimir esta nota


La dieta alta en grasa aumentó la sensibilidad ante situaciones estresantes en los ratones.

Según científicos canadienses, una dieta alta en grasa hace que la molécula CREB aumente el nivel de corticosterona, una hormona asociada al estrés, al mismo tiempo que reduce casi a cero la producción de dopamina, hormona de la felicidad.

Un experimento realizado por un grupo de investigadores canadienses reveló que la comida chatarra no sólo cambia la figura, sino que también resulta perjudicial para el funcionamiento del cerebro.

Los expertos realizaron el experimento en dos grupos de ratones alimentados durante seis semanas, uno con una dieta baja en grasa (el 1 por ciento de las calorías consumidas) y otro con una dieta alta en grasas, de las que se derivó el 58 por ciento de las calorías de su dieta.

Luego del estudio, los científicos comprobaron que aquellos roedores alimentados con mucha grasa aumentaron el 11 por ciento su talla de la cintura, índice insuficiente como para hablar de obesidad.

No obstante, al analizar su cerebro, así como sus emociones y comportamientos, hallaron que los ratones alimentados con grasa presentaban una actividad química distinta en sus cerebros y mostraban más signos de abstinencia al volver a una dieta sana.

“El cambio de la forma de alimentación conllevó síntomas de abstinencia y aumentó la sensibilidad ante situaciones estresantes”, explicaron los científicos.

En el segundo grupo, los expertos encontraron en los roedores niveles más elevados de la molécula CREB, que juega un importante papel en el metabolismo.

Una dieta alta en grasa hace que la molécula aumente el nivel de corticosterona, una hormona asociada al estrés, al mismo tiempo que reduce casi a cero la producción de dopamina, hormona de la felicidad, lo que explica tanto la depresión como el ciclo de comportamiento negativo, señaló la investigadora y doctora Stephanie Fulton.

“Resulta interesante que estos cambios ocurran antes de alcanzarse la obesidad. Estos hallazgos suponen un reto a nuestro conocimiento sobre la relación entre la dieta, el cuerpo y la mente”, concluye Fulton. TVSur

  Categories:

Sin comentarios

Puede ser el que iniciar una conversación .

Anexar comentario

Sus datos estarán a salvo! Su dirección de correo electrónico no será publicada. También otros datos no serán compartidos con terceras personas.
Todos los campos requeridos.


*