Criminalizar a pobladores de Montes Azules y La Lacandona, una infamia

Juchitan Hospital
Investiga CNDH presunta negligencia médica en el hospital de Juchitán, Oaxaca
31 mayo, 2014
Chiapas Manuel Velasco
Logra Comisión para el diálogo la liberación de indígenas de la Lacandona
31 mayo, 2014

Criminalizar a pobladores de Montes Azules y La Lacandona, una infamia

Julia Carabias

Por Ángeles Mariscal, Chiapas Paralelo

Tuxtla Gutiérrez, Chis.- El desconocimiento y la ignorancia de unos, y la ambición de otros, ha colocado a media centena de familias que habitan en Montes Azules en una situación de riesgo, donde lo que se juega es su propia vida y seguridad.

Encasillar a los habitantes de Salvador Allende, Ranchería Corozal y Nuevo San Gregorio como depredadores que ponen en riesgo al ecosistema y a la humanidad es poner una cortina de humo donde el trasfondo es una mezcla de ambos casos: la ambición e ignorancia.

¿Cuántos de los que se rasgan las vestiduras “defendiendo la selva” y haciéndole el juego a Julia Carabias y los políticos y empresarios ambiciosos han recorrido el territorio donde están los tres poblados? ¿Cuántos han caminado las ocho horas que se requiere para llegar a estos lugares y conocer realmente qué está pasando en esta parte de la selva?.

La historia de las familias de estos tres poblados no es distinta a la de los miles de mexicanos empobrecidos huyeron de la explotación de finqueros ambiciosos, solo que a diferencia de muchos de los poblados que los rodean en el vasto territorio de la Lacandona, ellos y ellas tuvieron la visión para trabajar hacia el interior de sí mismos y de su entorno, y en medio de un ambiente hostil, emprendieron la labor de cuidar y conservar a lo que llaman la “madre tierra”, porque saben que de ella dependen.

A diferencia de la mayoría de las familias lacandonas, lo hicieron sin que de por medio hubiera recursos millonarios de que se ha dado en llamar “pago por servicios ambientales”, que solo sirve para prostituir la dignidad de las personas y seguirlas encajonando en el esquema de prebendas que tan bien le conviene a los poderes fácticos de la región.

Las y los habitantes de Salvador Allende, Ranchería Corozal y Nuevo San Gregorio caminan desde hace muchos años en la conservación del ecosistema y en la conservación de su dignidad como pueblo.

Quien quiera vender la idea de lo contrario solo está jugando con la ignorancia y la ambición, cada quien sabrá donde se ubican sus juicios y acciones en este contexto que ahora se vive en la Lacandona.

Por eso el haberlos detenido y criminalizado es una infamia. Una infamia que en el contexto que ahora se vive en la selva, no hace más que evidenciar a quienes son los que quieren incendiar más la región.