Empleados del IEEPO abandonados a su suerte

Empleados del IEEPO abandonados a su suerte
septiembre 11 23:40 2016 Imprimir esta nota
Los agreden en oficinas de Abasolo

Trabajadores administrativos y funcionarios menores -muy menores- del IEEPO, están abandonados a su suerte.

Entrelíneas

Miguel Ángel Schultz

Los trabajadores administrativos y funcionarios menores -muy menores- del IEEPO, están abandonados a su suerte, ante las agresiones que reciben de parte de algunos grupos integrantes de la Sección 22 del SNTE-CNTE, y ahora a manos de los estudiantes normalistas, como sucedió ayer en una oficina clandestina en la que venían laborando en la calle de Abasolo 511, en el Centro Histórico de la ciudad de Oaxaca, la cual fue saqueada y a los empleados robadas sus pertenencias.

En tanto que los funcionarios de alto nivel, empezando por el director general del Instituto Estatal de Educación Pública de Oaxaca (IEEPO), Germán Cervantes Ayala, -importado de la Ciudad de México el pasado 18 de julio- recibe protección especial junto con su sequito que ha venido a instalarse en la entidad, pero en cuanto pueden se van a la capital del país.

Hasta la noche de ayer no se conocía siquiera una condena a esta agresión, por parte del gobernador y presidente de la Conferencia Nacional de Gobernadores (CONAGO), Gabino Cué Monteagudo; de Cervantes Ayala; del secretario General de Gobierno, Carlos Santiago Carrasco y mucho menos del titular de la Coordinación General de Comunicación Social, Miguel Ángel Muñoz, quien concentra en sus manos cualquier posicionamiento gubernamental en torno al conflicto educativo que padece la entidad.

El mandatario estatal está más preocupado por que le permitan llevar a cabo la ceremonia de El Grito, que encarar la violencia política que se respira en la entidad, dada la ingobernabilidad que existe en Oaxaca, a quien le vale un comino el famoso “juicio político” acordado por la asamblea estatal magisterial y su exigencia de destitución al considerarlo corresponsable de la masacre de Nochixtlán, el pasado 19 de junio.

Cué Monteagudo ha advertido públicamente a los sindicalistas opositores a la Reforma Educativa, que de no levantar el disminuido plantón que queda en el Zócalo, no habrá diálogo, sin que se entienda a qué plática se refiere, dado que el secretario de Educación, Aurelio Nuño Mayer, ha afirmado que no habrá diálogo con la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), hasta que todas las escuelas estén en clases, ni menciona el plantón del Zócalo de la ciudad de Oaxaca, como condición del famoso diálogo.

A su vez, Miguel Ángel Osorio Chong, secretario de Gobernación, a finales de agosto anunció que junto con la Secretaria de Educación Pública (SEP) tomarán las acciones necesarias conforme a la ley y ha dicho:

“Quiero dejar claro que no se trata de una advertencia pero se actuará para preservar el estado de derecho, la legalidad y la tranquilidad de los mexicanos”. Asimismo anunció que no habrá más reuniones privadas con la CNTE y en caso de nuevos plantones y cierres de vías de comunicación, serán desalojados por la Policía Federal, la que se hará acompañar por defensores de derechos humanos. Así lo dijo el responsable de la seguridad del país, quien tampoco mencionó el plantón del Zócalo de Oaxaca.

Pero Oaxaca es un mundo aparte. En uno de los hoteles cuartel, el Misión de los Ángeles, todo el día de ayer permanecieron paradas más de 30 patrullas en su estacionamiento y unos siete camiones sobre la calzada Porfirio Díaz, mientras que a 800 metros de ahí encapuchados vapuleaban a unos 15 trabajadores del IEEPO, abandonados a su suerte.

Este hecho, como como la ordeña de las pipas de Petróleos Mexicanos (PEMEX), los bloqueos de carreteras y centros comerciales y las agresiones a los ciudadanos que se atraviesan a las protestas, de quienes luchan por los derechos del pueblo, lo único que provocan es profundizar el rechazo popular a todo lo que huela a protesta social, gracias a los actos vandálicos que se cometen con el pretexto de las reivindicaciones sociales.

Lo poco que le importa al gobierno federal la educación se ve reflejado en el recorte presupuestal para el 2017, que alcanza la cifra de 239.7 mil millones de pesos, siendo éste uno de los rubros que sufrirá la mayor reducción de su presupuesto, el cual tendrá una disminución de 10.6 por ciento en términos reales, respecto del aprobado para 2016, de acuerdo con la propuesta del presidente Enrique Peña Nieto. Mientras esto pasa, seguimos padeciendo la violencia como herramienta de la reivindicación social.

@MiguelAschulz

oaxacaentrelineas@gmail.com

Sin comentarios

Puede ser el que iniciar una conversación .

Anexar comentario

Sus datos estarán a salvo! Su dirección de correo electrónico no será publicada. También otros datos no serán compartidos con terceras personas.
Todos los campos requeridos.


*