La Ley es dura pero es la Ley

La Ley es dura pero es la Ley
abril 06 17:30 2013 Imprimir esta nota

Entrelineas. Por el Sabio Tao. Después de deambular por los terrenos de la biblia de las reglas no escritas de la política mexicana, el Sabio Tao regresó al país para darse cuenta que hay situaciones que han quedado muy claras en México después de seis años de un presidencialismo metafísico, metaconstitucional y sin brújula por decir lo menos.

El Sabio Tao cree que ni el presidente Peña Nieto ni su secretario Chayffet Chemor amenazan, no está en su estilo hacerlo y menos desde ámbitos de gobierno donde debe privar el culto a la Ley. Advierten y cumplen, no se andan por las ramas ni quieren tapar el sol con un dedo como ocurría con Zedillo, Fox y Calderón.

Al contrario, cuando el mandatario dijo en Veracruz que no habría retrocesos en la reforma educativa y su secretario de Educación declaró que “diálogo o la ley” y ante lo cual los líderes de los movimientos magisteriales en Guerrero y Oaxaca soltaron las carcajadas, pues nada más quedó la simple y llana aplicación de la Ley, algo que se desconoce en esos pobres estados desgobernados por los minigobernadores Ángel Heladio Aguirre Rivero y Gabino Cué Monteagudo; un par de mandatarios que llegaron al poder por la gracia de los acuerdos clientelares y espirituales y no por los votos de ciudadanos libres; llegaron gracias a los votos corporativos del PRD, PAN y de los partidos enanos de Dante Delgado y de Alberto Anaya que tanto le criticaban al PRI.

El Sabio Tao ha estado reflexionando sobre lo que pasó el viernes por la tarde en la autopista del Sol. El jefe Espartaco condujo a sus subordinados en un auténtico pliegue táctico al estilo de los romanos, que acabó con las tácticas de chantaje y modus vivendi de los líderes de un movimiento magisterial desfasado de la realidad nacional.

A diferencia de Televisa que tuvo un severo ataque de polioautismo, Milenio TV se lució y transmitió en vivo la estrategia política- policiaca para tener evidencias de que no hubo tal represión que ahora inventan profusamente en las redes sociales los eternos enamorados del martirologio. La operación se realizó sin la sangre que esperaban los líderes mesiánicos magisteriales de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación de Guerrero (Cetig) y en el edificio donde se editaba Lágrimas y Risas en la avenida Cuauhtémoc, de la capital del país, y desde luego que chorreara como río en el pavimento de la autopista.

La estrategia diseñada en Bucareli y aplicada por el jefe Espartaco logró desalojar a los iracundos seudomaestros de la autopista con inevitables raspones, varios de ellos con palos y bombas molotov. Todavía hay mucho que analizar de esta estrategia, en una operación de escudos similar a la usada por las escuadras romanas. Ya habrá tiempo de discernirla. Cuando el Sabio Tao observó las imágenes de Milenio TV, medio de comunicación que funciona mejor cuando no están los jefes Ciro Gómez Leyva y Carlos Marín, entendió muy bien porqué perdieron el rumbo y la vista los empecinados y dogmáticos jefes de la Cetig, quienes se creen una reencarnación del Ché Guevara. ¡Pobre Ché!, pensó el Sabio Tao.

Al grito de una maniquea defensa de la educación pública y gratuita, los seudomaestros de esos estados son los verdaderos gobernadores de esas sufridas entidades, en donde los educadores sólo dan clases cien de los 200 días que estipula el programa educativo, por ello los educandos están condenados a irse de mojados, porque sin educación, qué otra les quedará cuando lleguen a la adolescencia, sólo migrar hacia el iluso mundo de la american way of life.

El Sabio Tao sabe bien que la necedad nubla la vista, tapa los oídos y termina por enloquecer a los necios. Por eso el Sabio recomienda serenidad y juicio, subir a la montaña a meditar, no quedarse en el altiplano, para ver el horizonte, o sea el futuro inmediato y mediato. No se trata de leerse las manos entre gitanos para decirse lo mismo, al igual que si estuvieran frente a un espejito para ver quién es el más inteligente y más bonito como lo hacía Elba. La maistra Elba enloqueció, ciega ante el mismo espejito, creía que desde su lujosa casa de Coronado en San Diego, dominaba todo el territorio mexicano; se equivocó como ahora les pasa a los jefes de la CNTE que ni con el Sol vieron lo que ocurría en kilómetros y kilómetros de la autopista, o sea que se veían en el mismo espejito de la esquizofrenia de Elba.

La Ley es dura, pero es la Ley, dice el Jefe Tao, porque su función es proteger el derecho de todos, permitir la libre manifestación de unos sin dañar la libre circulación de otros.

Sin comentarios

Puede ser el que iniciar una conversación .

Anexar comentario

Sus datos estarán a salvo! Su dirección de correo electrónico no será publicada. También otros datos no serán compartidos con terceras personas.
Todos los campos requeridos.


*