Pájaros alambreados /¡Golpe de Estado en México, si el PRI gana la presidencia!

Pájaros alambreados /¡Golpe de Estado en México, si el PRI gana la presidencia!
mayo 15 17:22 2011 Imprimir esta nota

Por Libre Pensador

Un tal José Pérez escribió en Excélsior que prefiere un golpe de Estado que regresar al priismo
*Campaña negra contra el partido que cedió pacíficamente el poder en el 2000
*Zedillo predijo el regreso de su ex partido a Los Pinos
*¿Se imitará la estrategia de Fujimori contra el Congreso?
*El primer panista abomina todo lo que huela a PRI
*Nuestras Fuerzas Armadas han sido leales desde 1924
* Difícil imaginar que se presten a una ruptura constitucional
*Peña Nieto denuncia la campaña negra contra su partido
*Se fue un amigo de México, Carlos Pascual


Puede resultar inquietante tocar este tema y hasta una jalada de pelos pero en el portal del periódico Excélsior, del sábado 29 de enero de 2011, un tal José Pérez escribió lo siguiente, un texto con todas sus faltas de ortografía y de sintaxis:
“yo prefiero un golpe de estado que regresar al PRIISMO lo que deberia de seguir el presidente calderon es que los emvie al votiquin question de empesar con el primero y les aseguro que el resto se desaparecen como por arte de magia incluido Echeverria”.
Este comentario aparecido en el diario propiedad de Olegario Vázquez Raña y dirigido por el ex reportero de Proceso, Pascal Beltrán del Río, fue una reacciones aparecidas en ese diario bajo la información fechada en Davos, Suiza, con la cabeza: El ex presidente Ernesto Zedillo aseguró que el PRI volverá a gobernar México a partir de 2012.
“Vamos a ganar” y levantó el pulgar en señal de triunfo cuando se le preguntó si su partido regresará a Los Pinos, decía la nota, firmada por Jaime Contreras; Ernesto Zedillo respondió, casi cantando, un “!Va-mos-a-ga-nar!”, al atender a la pregunta de si su partido, el PRI, estará de regreso en Los Pinos en 2012.
Zedillo sabe de lo perturbador que resulta una pregunta sobre la posibilidad de un golpe de Estado en México. Cuando el reportero de Ovaciones, David Romero Ceyde le preguntó a Zedillo si en México era posible un golpe militar de Estado la pregunta y la respuesta fueron censuradas.

Ricardo Alemán lo narró en una de sus columnas: “En una gira por Estados Unidos, y luego del primer informe de gobierno de Zedillo, el 10 de agosto de 1995, el presidente Zedillo fue sorprendido por la pregunta de un periodista mexicano sobre los rumores de golpe de Estado. Molesto, el presidente mexicano pidió no hacer caso de rumores, al tiempo que la pregunta y la respuesta fueron censuradas de la versión estenográfica. El periodista, por cierto, fue despedido de su medio. Pero en el ambiente flotaba la especie del golpe de Estado, de la renuncia de Zedillo. El PAN, junto con el PRI, cerraron filas en torno al presidente, en tanto que en el PRD se insistía, ya sin mucha intensidad, en la erección de un gobierno de salvación nacional”.

El incidente con el reportero David Romero, quien falleció en 2006 cuando trabajaba para la Crónica de Hoy, lo narra Alemán en marzo de 2006 a propósito de un libro de Liébano Saénz sobre la Presidencia moderna, análisis de una institución que es urgente comprender. Tras la crisis económica de diciembre de 1994 Zedillo enfrentó tres conflictos: uno con Carlos Salinas al consignar a su hermano Raúl por el asesinato de José Francisco Ruiz Massieu; el económico al encontrarse con una nación con un serio problema de caja, y el político con un mar de agitación y de temores. El PRD llegó a demandar la renuncia de Zedillo y propuso formar un gobierno de “salvación nacional”. Zedillo resistió durante todo 1995 un encadenamiento de intensos rumores de un golpe de Estado para deponerlo, que nunca llegó.
Hoy las condiciones aparentemente son diferentes a las de 1995: no hay un problema de caja, las reservas internacionales superan los 125 mil millones de dólares; no existe un pleito entre un presidente y un expresidente por el encarcelamiento de su hermano, aunque entre Calderón y Fox existan rencillas personales, pero permanece en el aire la iniciativa de Porfirio Muñoz Ledo de suspender el mandato del presidente Calderón por los apretados resultados de la elección presidencial del 2006.
Muñoz Ledo ha afirmado que como va, “México no llega al 2012 y el Congreso tiene las facultades de aceptar la licencia o pedir la renuncia del presidente Calderón Hinojosa” y ha llegado a proponer, como lo hizo en Ciudad Juárez, como presidente interino al rector de la Universidad Nacional Autónoma de México, José Narro.
Pero en esta caso, un remoto golpe de Estado en México no se dirige al gobierno del presidente Calderón, su dirección va en sentido contrario si nos atenemos a que el tal José Pérez o es uno de esos loquitos panistas dedicados a destilar su bilis, mal escrita, en los periódicos contra todo lo que suena a PRI, o bien ese José Pérez es parte de una estrategia de guerra sucia contra ese partido y su más evidente precandidato, el gobernador Enrique Peña Nieto.
Puede ser que nos orinemos fuera de la bacinica y le demos demasiada importancia a José Pérez y a su desliz mental de un golpe de Estado antes o después de que el PRI gane las elecciones de julio de 2012. Las condiciones políticas parecen remotas, y hasta fantasiosas, pero no faltan “Josés” Pérez que imaginan en su senilidad un sueño de opio que impida el presunto regreso del PRI a Los Pinos. No hay que subestimar hechos aunque suenen a disparates. En 1973, Salvador Allende nunca dudó de sus fuerzas armadas ni de su confianza a Pinochet hasta el cruentísimo golpe militar del 11 de septiembre que tuvo su clímax con el bombardeo al Palacio de la Moneda.

En 1992, al honorabilísimo presidente Alberto Kenya Fujimori Fujimori, actualmente juzgado – sin pretender semejanza alguna sobre las relaciones de conflicto entre el Ejecutivo mexicano actual y La Cámara de Diputados- decidió disolver el Congreso y suspender al Poder Judicial peruanos. Fujimori argumentó falta de apoyo de su Congreso para otorgarle amplios poderes para legislar sin fiscalización en temas económicos y su guerra contra los guerrilleros de Sendero Luminoso y MRTA (Movimiento Revolucionario Tupac Amaru). Apoyado por las fuerzas armadas peruanas, Fujimori disolvió los otros dos poderes constitucionales el 5 de abril de 1992 y se quedó como el mandamás de la tierra de origen de Mario Vargas Llosa.
En México, el último y fallido intento de intentar un golpe de Estado lo pretendió Adolfo de la Huerta en 1923 contra el presidente Álvaro Obregón. Quien fuera secretario de Hacienda del gobierno obregonista arrastró a casi a la mitad del ejército en una aventura que terminó con una masacre de soldados en Veracruz, Oaxaca y Guerrero. A partir de ese episodio, se cree que el Ejército Mexicano se institucionalizó y terminaron las vendettas entre los militares por el poder presidencial. Cuando se pretendieron otros alzamientos de militares, de los generales Gonzalo Escobar contra el presidente Emilio Portes Gil y de Saturnino Cedillo contra el presidente Lázaro Cárdenas, fueron rápidamente aplastados por un ejército organizado y con inalterable obediencia al Ejecutivo.
Nuestras fuerzas armadas han sido leales
Desde entonces, nuestras Fuerzas Armadas han patentizado su lealtad al Jefe de las Instituciones Nacionales. Es un Ejército y una Armada de una sola pieza. Han obedecido al actual Jefe del Ejecutivo y han salido de sus cuarteles a luchar contra un enemigo identificado como “crimen organizado”. Han salido a las calles y a las carreteras del país combatir las fuerzas delictivas, a realizar tareas de inteligencia y a detener presuntos jefes de los carteles del narcotráfico, como ocurrió este viernes en que en un escenario mediático se presentó a quien se supone es el sucesor de un narcotraficante muerto, Nacho Coronel, del cartel del Pacífico.
Es muy difícil llegar a dudar de la lealtad de nuestras fuerzas armadas con México y que se llegaran a prestar a una ruptura constitucional. Pero de hecho, el Ejército y la Armada han ido sustituyendo funciones del poder civil. Ejercen ahora funciones que le corresponderían a la Procuraduría General de la República, de investigar, combatir la delincuencia y detener a los presuntos criminales.
El discurso de los actuales militares mexicanos para justificar su presencia en la vida civil del país se refiere a la incapacidad y debilidad de las autoridades civiles de los estados y municipios y a la corrupción que corroe los cuerpos policiacos dependientes de esos dos órdenes de gobierno. Esta situación, querámoslo o no reconocer, representa que el poder militar se coloca por encima del poder civil.

El presidente Calderón ha insistido en que no devolverá a sus cuarteles a las fuerzas armadas y eso coloca al país en una situación excepcional al acercarse las elecciones presidenciales del 2012, particularmente si esas fuerzas armadas convertidas en fuerzas superiores del orden se prestan, más allá de sus facultades, a dar un curso diferente a las elecciones presidenciales de julio del 2012. El sueño de opio de los “Josés” Pérez no estaría lejano. Pero no dejemos de suponer que sea un grave caso de demencia senil.
Si el presidente Calderón, como lo dijo el 5 de mayo en Puebla, es dueño de la razón, la ley y la fuerza, ¿cuál es el mensaje ulterior que debemos entender? La marcha del poeta Javier Sicilia del domingo 8 de mayo es muy importante para advertir de una situación política extraordinaria con unas fuerzas armadas con un peso mayor como factor de opinión y presencia física en el país.
Podemos llegar pensar- ojalá que estemos rotundamente equivocados- si el presidente, en aras de esa razón, la ley y la fuerza que dice las poseer- lo que sería levantar el monumento a la intolerancia y el autoritarismo- le tiente la idea para prolongar su mandato y emular a Fujimori cuando liquidó al Congreso peruano, porque el país lo requiere dada la magnitud del peligro que representa el crimen organizado, y como diría el secretario de Seguridad Pública, Genaro García Luna, se requieren siete años más de combates a esa ominoso y peligrosísima lacra social que representa el narcotráfico. Ya también lo dijo el candidato preferido Ernesto Cordero: el panismo necesita gobernar otros seis años. O sea que…
¿Qué argumento se podrían argüir para justificar semejante acción? ¿Qué el próximo presidente llegó con el apoyo del narcotráfico? ¿Qué representa el odioso pasado de corrupción y enriquecimientos ilícitos? ¿Qué el Congreso no apoya al Presidente?
Pero volvamos a algunas de las reacciones que provocó Zedillo con sus declaraciones en Davos que predicen el regreso del PRI a Los Pinos en el 2012 para ver si no nos estamos ahogando en una bacinica.
El presidente del PAN, Gustavo Muñoz Madero: “Es falsa la percepción del regreso del PRI a Los Pinos” . Según Madero “el ex presidente Ernesto Zedillo sólo enarbola una estrategia mediática para tratar de hacer que “una profecía se auto cumpla, pero eso no ocurrirá”. Pero aquí está lo interesante, Madero describió un escenario del 2012 que “no serán un concurso de popularidad o de belleza”. O sea…


Los temores de José Pérez de que el PRI regrese a Los Pinos no son infundados. El jueves pasado, en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM, Roy Campos, un experto encuestólogo egresado de la Facultad de Ciencias de esa misma universidad, mostró los números duros del avance del PRI en los últimos dos años. El PRI va a la cabeza en el estado de México y en el país a pesar de haber perdido Sinaloa, Oaxaca y Puebla en el 2010. El dirigente de Mitovsky, confirmó con datos duros, el ascenso del PRI en las encuestas, mientras que el PAN va en caída libre.

Por eso se entiende que el PAN sea un mar de preocupaciones y lo que hace presumible que en su gobierno se haya diseñado una campaña negra contra el PRI. Hay estrategas de primer orden expertos en guerras de lo más sucias en el gabinete, quienes pertenecieron al PRI. O sea que conocen las entrañas del partido fundado por Plutarco Elías Calles en 1929. Uno de los más preocupados es Madero cuando declara, a propósito de la afirmación de Zedillo que “las mexicanas y los mexicanos saben muy bien lo que nos costó (el PRI) en retraso, en generación de pobreza, de opacidad, de corrupción, y eso no se tapa con la declaración de un ex presidente, aunque la repita muchas veces.”
O sea, para ser llanos, Madero augura una guerra sucia. Ningún secreto de Estado es que el primer enemigo del PRI se encuentra en la casa presidencial de Los Pinos. El presidente Calderón aborrece todo lo huela o se asome de priismo y lo mismo se repite en su gabinete.

Sangre, esfuerzo, lágrimas y sudor

Más que evidente de esa fobia es el largo discurso que pronunció el viernes pasado el presidente Calderón ante sus mil 800 delegados de distintas dependencias en el país. En su prolongada arenga comparó su guerra con la guerra de Winston Churchill contra los nazis. Pero Churchill nunca ganó la guerra contra los nazis, el triunfo se lo deben los ingleses al protagónico George Patton y al escurridizo Dwight D. Eisenhower. Sin los Estados Unidos, la guerra no se habría ganado en el frente occidental en la Segunda Guerra Mundial. El otro gran triunfador, y el más decisivo, fue Joseph Stalin que a costa de millones de vidas del pueblo soviético, fue quien acabó con los nazis llegando primero a Berlín su Ejército Rojo. O sea fue una mala comparación la que se hizo Calderón con Churchill, quien lo único que ofreció al pueblo inglés fue su famosa frase “sangre, esfuerzo, lágrimas y sudor”. ¿Eso es lo que desea nuestro presidente para el pueblo mexicano en el último tramo de su gobierno?
Hay una parte de ese discurso, difundido por medios escritos, que no tiene desperdicio. Al instruir a todos los delegados del gobierno federal a ser agentes de cambio y la voz para “abrir corazones” y convencer hasta “la última mujer brava”, Calderón dijo que su gobierno es “humanista” al que sus delegados deben distinguir del pasado con “corrupción” con un futuro en paz, limpio y democrático que este gobierno está construyendo.
Según Calderón, cuando se le pide que cambie de estrategia y ponga fin a la violencia que genera la guerra contra el narcotráfico, es lo mismo que le pedían en 1939 y 1940 a Churchill, o sea someterse a los nazis en momentos de flaquezas, o sea en el caso de Calderón someterse al crimen organizado. Hay confusiones históricas en el discurso del presidente y malas analogías. Su comunicación política es de las peores que ha tenido un presidente mexicano. Ni siquiera tienen idea de la historia universal reciente.

No le será fácil al primer gobierno de Acción Nacional entregar pacíficamente el mando de la República el primero de diciembre del 2012. El de Calderón es el primer gobierno panista auténtico, el de Fox estuvo cargado de chile y de manteca. A Calderón se le atribuye la frase dicha durante la llegada de Fox a los Pinos de que no era suficiente haber ganado al PRI en las urnas, que era necesario meter al PAN a los Pinos y al gobierno.
De acuerdo con el columnista Raymundo Riva Palacio, en esa reunión de los delegados federales con el presidente se les dotaría de herramientas retóricas para transmitir lo que ha realizado el gobierno de Calderón con dos objetivos: defender lo hecho por este gobierno y “comenzar la campaña presidencial sin candidato, contra el PRI y su principal vocero, Humberto Moreira, presidente del partido. Moreira es el objetivo inmediato, por visible, y el golpeteo se moverá gradualmente al perfilarse el candidato del PRI a la Presidencia”.

Cuando el gobernador Enrique Peña Nieto denuncia en Estados Unidos una campaña negra para “desvirtuar la posición que tiene el PRI en la lucha contra el crimen organizado”, hablamos que el sueño guajiro de los Josés Pérez no está lejano de la realidad política actual. El gobierno del PAN abrió otro frente en su guerra, va con todo contra el PRI.
Peña Nieto fue expresamente al Capitolio a fijar la posición de su partido sobre el narcotráfico:”He venido para dejar muy clara la posición de mi partido. Hemos querido despejar cualquier duda ante ésta campaña negra que se ha lanzado en Estados Unidos y en el extranjero. Hemos reiterado que es insostenible que cualquier partido, no sólo el nuestro, pudiera tener como propuesta llegar a acuerdos con el crimen organizado”.
Según la nota de El Universal el gobernador mexiquense hizo una clara alusión a la campaña lanzada por el propio presidente, Felipe Calderón, para advertir contra el posible retorno del PRI a Los Pinos.

Nieto no identificó claramente al promotor de la campaña pero expresó que “alguien ha sembrado esta duda”. “Por eso-agregó- no queremos desaprovechar la oportunidad de dejar muy en clara la posición del PRI. Somos un partido comprometido con la seguridad y la estabilidad de nuestro país. De ninguna manera hemos ofertado, como medida de solución, un acuerdo con el crimen organizado”, enfatizó
Podrá ser una “mente calenturienta” del PAN el que escribió en Excélsior pero el hecho está. Lo confirma Peña Nieto.
Se nos fue un amuigo

Mientras tanto, el embajador Carlos Pascual, aclara a Joaquín López Dóriga en Televisa, que no fue a solicitud de Calderón la causa de su remoción. Él mismo la pidió a Washington, suponemos que a la señora Hilary Clinton. Y este domingo 15 de mayo, después de un ejercicio diplomático, político y de inteligencia, don Carlos Pascual nos deja después de menos de dos años. Se fue el “amigo” del pueblo de México. Pascual inició su gestión en el país el 9 de agosto de 2009. Él estuvo a cargo-dice un texto de la embajada de EU- “de una de las representaciones diplomáticas estadounidenses más grandes en el mundo, con más de 2,300 empleados, nueve consulados y más de 40 agencias”.
Según ese texto oficial “el Embajador Pascual ha trabajado para asentar las bases para un mercado de energía renovable transfronterizo; abrir negociaciones sobre el manejo las reservas de petróleo y gas natural compartidas entre Estados Unidos y México; construir una nueva estrategia fronteriza que fomente el comercio al tiempo que detiene el flujo de ilícitos; fortalecer la cooperación con México en lo que respecta al imperio de la ley, y promover las conexiones culturales y humanas entre los pueblos de México y los Estados Unidos”.
Pascual no fue el halcón de Negroponte, pero tan bien, como halconcito, hizo tan bien su trabajo que el presidente Calderón en su última gira a Estados Unidos, antes de que el Congreso Mexicano, estuviera enterado, ofreció abrir al mercado bursátil a Pemex. O sea en qué quedamos. ¿Quién manda en México? Mientras tanto, en Madrid, Rupert Knox, investigador de Amnistía Internacional (AI) para México, hizo una severa denuncia contra los militares y función arios policiacos mexicanos. Dice el representante de AI que lejos de disminuir, la violación a los derechos humanos y la consiguiente impunidad sigue a la alza.
Y deseamos suerte al poeta Javier Sicilia, en un diálogo previsible, si se da público, de oídos de mudos y sordos. Ojalá nos equivoquemos. Y caray con el benemérito gobernador de Chihuahua, don César Duarte, ya salió su peine, es misógino. La moda es estigmatizar, linchar a Marisol, la joven que se atrevió a ser jefe de la policía del municipio de Praxedis G. Guerrero y se asiló por miedo en Estados Unidos, como el que muchos mexicanos sienten. Y una más de la guerra sucia. Para restarle credibilidad al director de migrantes de la Asociación Tepeyac, Joel Magallón, en Nueva York, se le identificó como simpatizante del Peje para minimizar sus dudas hechas públicas ante el presidente Calderón sobre el triunfo de la guerra contra el narcotráfico.
¿Existirá el tal José Pérez o será uno de los tantos correos que salen de una oficina dedicada a campañas negras por el rumbo de Santa Fe?

  Categories:
  1. Pepe
    junio 01, 00:35 #1 Pepe

    Pues yo no se que vaya a pasar, pero de que pasa algo pasa. El pueblo esta harto de los politicos, sean de derecha o de izquierda. En este pais deben pasar cosas que jamas han pasado para obtener resultados que jamas hemos visto. Los politicos de derecha y de izquierda nos recetan mas de lo mismo, tener secuestrado al pais por los intereses de partido y de grupo. Como Mexicano yo no veria nada mal una junta Civico-Militar temporal hasta convocar a nuevas elecciones SIN POLITICOS. Eso espanta a muchos por ahi, pero de que el pais necesita cambios drasticos, sin duda alguna que si.

Anexar comentario

Sus datos estarán a salvo! Su dirección de correo electrónico no será publicada. También otros datos no serán compartidos con terceras personas.
Todos los campos requeridos.

*