Pese a la posible Reforma Energética que pretende el Ejecutivo, el precio de las gasolinas seguirá subiendo hasta el 2019

Será el 24 de agosto
Organizará INE elección interna del PRD en agosto próximo: Zambrano Grijalva
11 junio, 2014
Inicia investigación la CNDH
Inició la CNDH investigación por agresiones a cinco periodistas
14 junio, 2014

Pese a la posible Reforma Energética que pretende el Ejecutivo, el precio de las gasolinas seguirá subiendo hasta el 2019

Senador de la República

Urge “frenar la política de los gasolinazos"

Senador de la República* El senador Benjamín Robles Montoya, del PRD, sostuvo que el proyecto para reformar las leyes secundarias de la Reforma Energética violenta el artículo 25 de la Constitución

México, DF.- El senador del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Benjamín Robles Montoya, sostuvo que pese a la reforma de las leyes secundarias de la Reforma Energética el precio de las gasolinas seguirá subiendo hasta el 2019.

“Frenar la política de los gasolinazos, porque a partir del 1 de enero de 2015 y hasta el 31 de diciembre de 2019, los precios máximos al público se ajustarán mensualmente por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) de forma congruente con la inflación esperada de la economía”, agregó.

Manifestó que pese a que el Gobierno federal había dicho que los gasolinazos acabarían en 2014, en los hechos reales con los cambios que se pretenden hacer, “se está proyectando que los gasolinazos continuarán hasta el 2019”.

“Solamente cambiará la forma en que se aplicaría ya que los incrementos se ajustarían mensualmente conforme a la inflación esperada del año en curso, con esta acción el Gobierno Federal seguiría de facto en una espiral inflacionaria que actuaría como un dique permanente al crecimiento económico y terminará empeorando aún más las condiciones de vida del pueblo mexicano”, señaló.

Durante su posicionamiento como senador por el estado de Oaxaca, dijo que el proyecto de dictamen de la Ley de Hidrocarburos enviado por el titular del Poder Ejecutivo, y que ponen a consideración las Comisiones Unidas de Energía y de Estudios Legislativos, Primera, debe ser rechazado y regresado para su trabajo en comisiones ya que adolece de elementos clave que hacen que represente importantes riesgos para el desarrollo del país.

“El proyecto no incluye elementos básicos que toda ley que busca el desarrollo nacional debe tener, el proyecto viola en muchas formas el artículo 25 de la Constitución”, dijo el legislador.

Agregó que las primeras y más obvias violaciones al artículo 25 constitucional se encuentran en el campo de la sustentabilidad, ya que el proyecto olvida prohibir específicamente que no se podrán realizar asignaciones para la Exploración y Extracción de Hidrocarburos dentro de las áreas naturales protegidas.

“El proyecto omite el hecho de que tanto la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales, como la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente pueden exigir reportes a los distintos actores involucrados en hidrocarburos”, agregó Robles Montoya.

También dijo que el proyecto de Reforma Energética, tiene que ver con una potencial violación al “pleno ejercicio de la libertad y la dignidad de los individuos, grupos y clases sociales”, ya que el proyecto omite señalar que deben realizarse consultas previas, libres e informadas a los propietarios y poseedores de los predios o de las tierras en las que se pretenda desarrollar actividades de exploración, explotación o conducción de hidrocarburos.

“El proyecto tampoco reconoce que en caso de que un propietario o poseedor de dichos predios, o persona que detente cualquier tipo de derecho real sobre dichos bienes inmuebles, manifieste su negativa para que se empleen sus predios, tierras o bienes inmuebles para estas actividades, estos sitios deberán quedar fuera de las Áreas de Asignación que proponga la Comisión Nacional de Hidrocarburos”, señaló.

Robles Montoya pidió poner topes a un intento abierto por desmantelar Petróleos Mexicanos (Pemex) ya que con ello se pone en riesgo precisamente la soberanía de la Nación y, nuestra democracia quedaría completamente sujeta a los intereses de los particulares-nacionales o extranjeros, “que están buscando ser los beneficiarios tanto de los hidrocarburos como de la infraestructura de la paraestatal”.