Policía de España arremete contra mineros y sus familias; lesionados 46 mineros y 30 policías

GRANDES CONCIERTOS 11 07 12
Grandes conciertos para grandes solistas en el Juárez
11 julio, 2012
11 julio, 2012

Policía de España arremete contra mineros y sus familias; lesionados 46 mineros y 30 policías

España Reprimen Mineros

España- Autoridades del Servicio de Asistencia Municipal de Urgencia y Rescate (Samur) informaron que al menos 79 personas han resultado heridas por los enfrentamientos entre mineros españoles y la policía tras la represión policial en las adyacencias del Ministerio de Industria en Madrid.
De acuerdo a la corresponsal de teleSUR en España, Hilda Salas, “la cifra de heridos durante las manifestaciones de los mineros aumentó a 76, de los cuales 46 son mineros, 30 son policías y por los cuales hay, hasta los momentos, siete personas detenidas”.

Salas dijo que “los mineros exigen en la sede del Ministerio de Industrias que se eliminen los recortes al sector anunciados por el gobierno español, además de las otras medidas informadas este miércoles”.

También dijo que algunos mineros ya empiezan a retornar a sus lugares de origen junto a sus familias, pero notificaron que “las protestas van a continuar en sus respectivas cuencas mineras”.

Asimismo, los mineros dejaron saber que se movilizarán el próximo 21 de julio y no descartan una huelga general para septiembre.
La manifestación de los trabajadores de las minas partió desde la céntrica Plaza de Colón, con destino a la sede del Ministerio de Industria, donde la policía reprimió a los manifestantes con balas de goma y porras, lo que encendió los ánimos de los mineros quienes se enfrentaron a los efectivos.

Varios centenares de mineros, en huelga desde el mes de mayo, llegaron el martes a Madrid, tras haber recorrido a pie más de 400 kilómetros desde el norte de España, para participar en esta manifestación en la que los sindicatos esperaban reunir a 25 mil personas.

El sector de trabajadores protesta contra un recorte de al menos 60 por ciento de recursos, lo que significaría, según ellos, “la muerte de la actividad minera”.