Senadores y viceministros de Centroamérica acuerdan frontera ordenada y respeto a derechos de migrantes

Impulsa la CNDH y la UNICEF
Impulsarán CNDH y UNICEF el goce pleno y efectivo de los derechos fundamentales de la niñez y adolescencia
29 abril, 2015
El 1 de mayo por el Día del Trabajo
Funcionarán servicios de urgencias del IMSS con normalidad el 1 de mayo
29 abril, 2015

Senadores y viceministros de Centroamérica acuerdan frontera ordenada y respeto a derechos de migrantes

México y países centroamericanos

“Algo que nos ha fallado en la región tiene que ver con la falta de oportunidades", coincidieron

* No hemos consolidado un Estado de derecho en la región: senadora Gabriela Cuevas
* Existen vacíos legales para proteger movilidad migratoria: senadora Ana Guevara

México, DF., 29-abr-2015.- Senadores de la República y los viceministros de El Salvador, Honduras y Guatemala, Liduvina del Carmen Magarín, María Andrea Matamoros y Óscar Adolfo Padilla Lam, respectivamente, acordaron coordinar esfuerzos para generar condiciones de seguridad, una frontera ordenada con un enfoque de respeto a los derechos humanos y al principio del interés superior de niños y niñas.

En reunión de trabajo con los funcionarios centroamericanos, la presidenta de la Comisión de Relaciones Exteriores, Gabriela Cuevas Barrón, señaló que más allá de pensar en fronteras, la responsabilidad de los servidores públicos es pensar en la gente y su bienestar.

“Algo que nos ha fallado en la región tiene que ver con la falta de oportunidades, la consolidación de un Estado de derecho, el respeto a los derechos humanos y la integridad de las personas”, expuso.

Cuevas Barrón aseguró que el compromiso del Senado es desarrollar una agenda respetuosa y promotora de los derechos humanos, “que se conciba con un rostro humano a la migración, no sólo como cifras de detención o deportaciones”.

Sobre la agenda de la niñez migrante, la senadora del Partido Acción Nacional destacó que se requiere mayor personal consular que ayude a los niños, niñas y adolescentes a no estar demasiado tiempo en las estaciones migratorias.

Agregó que sin un plan de desarrollo humano en las comunidades de origen, los incentivos para dejarlas seguirán creciendo; mientras no resolvamos los problemas en las comunidades de origen, “la gestión migratoria no será más que una puerta giratoria donde lo único que encontremos sea sufrimiento, frustración o la muerte de los migrantes”.

La senadora Ana Gabriela Guevara Espinosa, presidenta de la Comisión de Asuntos Migratorios, dijo que este fenómeno, que converge en Las Américas, debe ser atendido de manera global. “Es el origen en Las Américas de 41 millones de migraciones internacionales; de esto, 36.7 millones son latinoamericanos y es la región de destino de 62 millones de migrantes”.

Señaló que en la legislación para proteger la movilidad migratoria existen vacíos, por lo cual, legisladores de México y Centroamérica han decidido transitar en un marco legal conjunto para encontrar un equilibrio económico para estabilizar este fenómeno y hacer frente a los problemas económicos y de seguridad en cada país.

El senador Arquímedes Oramas Vargas, presidente de la Comisión de Asuntos Fronterizos Sur, aseguró que el problema de migración no sólo es la frontera sur, sino que es un tema regional y de soluciones regionales.
Si tenemos una frontera próspera vamos a lograr que nuestros habitantes tengan mayores oportunidades de quedarse en sus lugares de origen; tenemos que trabajar en una frontera próspera México-Centroamérica y los esfuerzos tienen que estar encaminados a detener los flujos migratorios, pero no con barreras físicas.

La senadora Martha Elena García Gómez, presidenta de la Comisión de Comisión de Derechos de la Niñez y de la Adolescencia, destacó que el tema de la migración ha sido abordado en la Ley General de los Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes, ordenamiento que mandata 19 derechos humanos para la niñez, entre ellos, la vida, la supervivencia, el desarrollo, la no discriminación, una vida libre de violencia, entre otros.

Agregó que esa ley establece la obligación del Instituto Nacional de Migración para la determinación de la condición migratoria, previendo además que el Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia deberá brindar la protección especial que la misma ley prevé, como es el caso de los albergues o centros de asistencia social para la atención de niñas y niños migrantes.

También, comentó que la legislación permite tener una respuesta operativa para enfrentar la llamada crisis humanitaria y brindar certeza y seguridad jurídica a la niñez migrante, ya que en ningún caso una situación migratoria irregular de una niña, niño o adolescente preconfigurará por sí misma la comisión de un delito.

La senadora Lisbeth Hernández Lecona, del Partido Revolucionario Institucional, añadió que Ley General de los Niños, Niñas y Adolescentes garantiza a éstos el derecho a vivir en familia. Dijo que es fundamental lograr una coordinación legislativa y de políticas públicas que ayuden a eficientar el trabajo en pro de los niños migrantes.

Liduvina del Carmen Magarín, viceministra del El Salvador, dijo que los países centroamericanos “estamos empeñados en trabajar en la protección de nuestros compatriotas, en todas las rutas, esa es la labor que tenemos”.

Dijo que en su país el gobierno ha procurado brindar oportunidades de desarrollo a la niñez, “hemos incrementado los recursos en beneficio de nuestra gente en las comunidades, en función de generarles mejores oportunidades, principalmente en las escuelas”.

María Andrea Matamoros, viceministra de Honduras, indicó que el tema de la migración no es un problema de carácter político, es un tema humanitario. En Honduras tenemos avances, como miembros del triángulo norte de Centroamérica hemos unidos esfuerzos en crear el Plan por la Alianza de la Prosperidad.

Señaló que México, como socio estratégico, debe apoyar este proyecto que tiene cuatro componentes: desarrollo humano, seguridad y justicia, fortalecimiento de las instituciones y crear oportunidades económicas. “El Plan busca crear oportunidades en el país para que los centroamericanos no tengan que migrar buscando una vida mejor, sino que la tengan en sus países”.

“El tema es una responsabilidad compartida, este tema no excluye a nadie, sino que nos compromete a todos y todos debemos unir esfuerzos para solucionarlo”, añadió.

El viceministro de Guatemala, Óscar Adolfo Padilla Lam, dijo que es necesario sumar esfuerzos para contar con una frontera ordenada y segura, con un enfoque de respeto a los derechos humanos, al debido proceso, al principio del interés superior del niño y para brindarle a las personas el acceso a la asistencia y protección consular debida, pronta y efectiva.

Dijo que millón y medio de guatemaltecos viven en Estados Unidos, y de estos, más de 800 mil no tienen regularidad migratoria. Agregó que debe existir el compromiso de México y la Unión Americana para asegurar que aquellos migrantes que transitan por territorio mexicano sean respetados, asistidos y protegidos en el marco de la normativa nacional e internacional.

El internacionalista Rafael Fernández de Castro opinó que “el eslabón débil” en el tema migratorio es México-Centroamérica, “no nos conocemos bien; tenemos que fortalecernos, requerimos mecanismos de diálogo político, nos urge dialogar políticamente”.

Consideró que es necesario hacer el vínculo seguridad y migración en cada país y en esta tarea México tiene que actuar con más claridad, ya que el territorio mexicano es como “un Mediterráneo de migrantes” y no se sabe cuántos de ellos perecen”, es como si fuera un“ cementerio sin cruces”.

En esta reunión también participaron organizaciones de la sociedad civil, como Save the Children; Red por los Derechos de la Infancia en México; y el Grupo de Trabajo sobre las Migraciones (GTM).