Vive el PRD un momento crucial; llama Belaunzarán a una Insurrección de Conciencias

Vive el PRD un momento crucial; llama Belaunzarán a una Insurrección de Conciencias
agosto 31 22:05 2015 Imprimir esta nota
Aspirante a dirigir el PRD

Llamo a una Insurrección de Conciencias en el PRD

México, DF., 31-ago-2015.- El PRD vive un momento crucial y ustedes deben ser parte de las decisiones que le den un nuevo rumbo a nuestro partido. Las formas y métodos que nos llevaron al atolladero no serán las que nos saquen de ahí. Si queremos resultados diferentes tenemos que pensar y actuar de manera diferente, señaló Fernando Belaunzarán.

Por eso, dijo, los llamo a una Insurrección de Conciencias, a manifestar libremente sus opiniones y hacerlas sentir en todos los ámbitos partidarios y, por qué no, en la opinión pública. Hasta el momento, la discusión se ha dado en un cónclave de corrientes, donde se ha decidido todo en el partido con los resultados que conocemos. Debemos escuchar lo que ustedes tienen que decir y debemos escucharnos todos. Y haríamos bien en saber también lo que los ciudadanos piensan, pues finalmente nos debemos a ellos.

El PRD debe resolver su paradoja. Nació para transformar al régimen y, sin embargo, muchos mexicanos nos ven como parte del status quo. Sólo vamos a poder recuperar la credibilidad perdida con nuestros hechos, es decir, predicando con el ejemplo. Si somos diferentes y no queremos parecernos al régimen ni a su partido, entonces dejémosles a ellos la unción desde las alturas del candidato oficial y la cargada; nosotros hagamos un proceso democrático ejemplar.

La experiencia nos dice que convocar a urnas y voto universal es reproducir el clientelismo con el que el régimen apuesta a perpetuarse, a pesar de su mal gobierno -y quien esté libre de pecado que arroje la primera despensa-.

La legitimidad democrática debe devenir del Diálogo Público, de la discusión abierta no sólo entre quienes aspiramos a presidir al PRD sino de todos y en todas partes: instancias partidarias, foros públicos, universidades, medios de comunicación, asociaciones. Propongo que propiciemos intensos debates sobre el país y las izquierdas, en donde sean tomadas en cuenta las opiniones de fuera del partido.

Deliberemos en libertad, sin preguntar de qué grupo es cada quien, sin prejuzgar a nadie por sus líderes, incluso sin pedir cédulas de afiliación; quitémonos, mientras damos y escuchamos argumentos, las gafas facciosas que sólo miran la pertenencia grupal y no lo que cada quien propone, llevando a no pocos militantes y dirigentes al absurdo autodestructivo de tener como principal enemigo a otro perredista.

Asumamos la herejía de que nadie es mejor o peor por el simple hecho de organizarse con unos o con otros y reconozcamos a cada militante por su trayectoria, su capacidad y sus méritos, antes que por la tribu a la que pertenece. Que nadie se asuste, cuando acabe la discusión las corrientes seguirán ahí… pero todos seremos mejores y estaremos más unidos.

Quiero ser presidente del Partido de la Revolución Democrática (PRD) tras una intensa deliberación pública que lleve a la conclusión de la mayoría de los consejeros nacionales del partido que soy yo quien mejor puede construir, junto con la sociedad civil, el frente opositor que transformará al país, superando, entre otras cosas, la crisis de ética pública que tiene al Estado mexicano sumido en una profunda descomposición.

¿Cómo hacerlo?. Con audacia, honestidad y congruencia. Demos un Giro a la Sociedad para mantener una relación horizontal, es decir, entre iguales con las Organizaciones de la Sociedad Civil (OSC) y, junto con ellas, impulsemos nuestras causas comunes en sintonía con la ciudadanía.

Amplifiquemos en las instituciones, con toda la fuerza del partido, las muy variadas luchas por justicia, igualdad, libertades y derechos que enarbolan miles de ciudadanos desde sus trincheras. De esta manera, la sociedad nos conocería por lo que proponemos y seríamos vistos como un Partido de Causas, tan amplias y variadas como las de una izquierda inclusiva que le quiere hablar a los distintos sectores sociales.

Tendremos credibilidad sólo si somos los más consecuentes en transparencia y anticorrupción. Hagamos del PRD un partido abierto que pone en la red, al alcance de cualquier persona con internet en el planeta, toda la información: lo que pensamos, proponemos y hacemos; y también lo que tenemos, recibimos y gastamos hasta el último centavo.

Que la Comisión de Ética reciba todas las denuncias de corrupción y una OSC de prestigio las audite y les dé seguimiento hasta que se resuelva cada una de ellas y se sancione con la misma rigurosa vara, sin distinguir corriente, cargo o responsabilidad.

En ese mismo sentido, se hace necesario que la presentación de las tres declaraciones (#3de3), patrimonial, de intereses y de impuestos, sean obligatorias para todos los miembros de la dirección, todos los legisladores, todos los gobernantes y todos los candidatos del partido. Debemos demostrar con hechos que el servicio público es para mejorar la calidad de vida de los mexicanos y construir una sociedad lo suficientemente abierta, diversa y plural como para que quepamos todos, y de ninguna manera para enriquecerse ilícitamente.

En el PRD han predominado las contiendas que se vuelven concursos de descalificaciones mutuas que afectan la imagen del partido. Yo apuesto a ganar convenciendo compañeros, no descalificándolos. Bienvenidos, todos y todas, a la contienda y al debate. Estoy listo para la batalla de las ideas y para conducir al PRD.

Cuento con que la Insurrección de Conciencias se manifestará en el Consejo Nacional electivo y que el voto libre de los consejeros, en la soledad de la mampara, me favorecerá, aunque en algunos casos no coincida con la voluntad del líder de su corriente.

Como legislador fui un diputado de causas y no pienso renunciar a ninguna de ellas o descafeinarlas. Para mí, la lucha por mejorar el ingreso de la mayoría empobrecida va de la mano de la lucha por defender, conquistar y ensanchar derechos; la justicia y la libertad no sólo no se contraponen sino que se complementan.

Seguiré empujando una nueva política de drogas ante el fracaso del pernicioso prohibicionismo; el reconocimiento al derecho a no padecer dolor y, en su caso, acceder al bien morir; el juicio político a Javier Duarte y terminar con la impunidad y los privilegios que son emblema de este régimen; el establecimiento en los códigos civiles locales del matrimonio igualitario y la construcción de una sociedad inclusiva y sin ningún tipo de discriminación; el reconocimiento de todos los derechos sexuales y reproductivos, de los derechos digitales y del derecho a la manifestación pacífica; y muchas otras causas que distinguen a una izquierda que aprendió las lecciones de la caída del Muro de Berlín.

Como pueden darse cuenta, pongo ideas sobre la mesa y me declaro listo para el debate público. Respeto y aprecio a cada una de mis compañeras y compañeros que han manifestado su deseo de contender por la presidencia del partido y les expreso mis más altas consideraciones.

Conmino a todos ellos a que veamos en este proceso una oportunidad para mejorar la imagen pública del PRD y contar con una dirección con legitimidad y credibilidad en la sociedad. Vayamos a la opinión pública a convencerla, la necesitamos de aliada en las causas justas que promovemos.

Seguirán sabiendo de mí, queridas compañeras y compañeros. Además de que pienso acudir a distintos lugares del país, pueden contactarme directamente por las redes sociales. En twitter soy @ferbelaunzaran y yo manejo mi cuenta. Quedo a sus órdenes y confío en que harán sentir su refrescante Insurrección de Conciencias.

Sin comentarios

Puede ser el que iniciar una conversación .

Anexar comentario

Sus datos estarán a salvo! Su dirección de correo electrónico no será publicada. También otros datos no serán compartidos con terceras personas.
Todos los campos requeridos.

*