La autonomía presupuestal es indispensable