Entrelíneas ¿Por qué?

Por Tao

¿Por qué? ¿Por qué? ¿Por qué?

El sabio obsesivamente lanzaba al aire sus preguntas mientras miraba tras rejas a la jefa política que tenía sus ojitos en el cielo buscando iluminarse cuando le leían los cargos de lavar dinero con las cuotas de los maestros.

¿Cómo fue que la dueña de los destinos políticos de diputados, senadores y gobernadores y hasta presidentes cayó en desgracia?

Porque no fue su brutal enriquecimiento la causa, desde hace bastantes años se sabía de sus residencias en la exclusivísima Isla de Coronado y en Bosques de la Lomas, de sus excentricidades, de sus gustos por enamorar políticos, intelectuales y periodistas.

¿Qué hizo la profesora cuando era ella la que ponía de rodillas a los gobiernos de Vicente Fox y Felipe Calderón y disponía de cargos públicos colocando a su yerno como subsecretario de Educación Pública y a dos de sus aliados en el ISSSTE y en la caja chica del gobierno llamada la Lotería Nacional?

¿Cuál fue el error de la maistra Elba si es una experta jugadora de póker que no mueve ni un sólo músculo a la hora de barajar sus cartas?

Si fue por disponer de dineros proveniente de dineros públicos su error, a esta hora no habría reclusorios para tanto saqueador y depredador que ha pasado por el poder público empezando por el químico que gobernó Tabasco que da asco.

¿Cuál fue el error de Elba, de esa humildísima maistra que llegó hace muchos años de huaraches a la capital?

Pero esta vez, el sabio Tao, en lugar de dictar una de sus escuchadas parábolas, guardó prudente silencio.

Share

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.