director-de-transito-del-estado-de-oaxaca
Roban las cuatro llantas de la camioneta del ex director de tránsito de Oaxaca
13 diciembre, 2010
Godoy Toscano
Hoy decide la Cámara desafuero de Godoy Toscano
14 diciembre, 2010

JUICIOS SUMARIOS

Gabino vota

JUICIOS SUMARIOS
Violar la ley va a detener la transición
Porfirio Santibáñez Orozco

En plena campaña electoral, el entonces candidato del PRI a gobernador Eviel Pérez Magaña declaró que para gobernar el estado de Oaxaca no necesitaba tener ningún título profesional. La andanada de críticas y descalificaciones que recibió le hizo rectificar y en poco tiempo tuvo que declarar que estaba a punto de titularse como licenciado en administración de empresas; pero los memoriosos oaxaqueños no olvidaron que meses y años atrás se había presentado, sin demostrarlo con documentos, como técnico en construcción y después, cuando estuvo al frente de las obras públicas en el estado, como ingeniero.
Este no es el único caso de un político priísta del estado de Oaxaca que se ha presentado como profesional sin serlo pues también lo hicieron, en diferentes momentos y también en cargos distintos, José Antonio Iglesias Arreola, Jorge Franco Vargas y José Antonio Hernández Fraguas, a quienes en su momento hubo quien descubrió, con el escándalo correspondiente, lo falaz de sus afirmaciones. En el primer caso, Iglesias Arreola fue removido de su cargo en el Instituto Estatal Electoral pero los otros dos solo fueron señalados.
El gobernador Gabino Cué Monteagudo conoce esta situación y seguramente por eso envió al congreso local una iniciativa de ley en la que estableció que los funcionarios de mayor responsabilidad de su administración deben tener estudios superiores comprobables; el problema para él es que no previó que varios de sus aliados y de sus prospectos a ocupar una posición de ese nivel no pudieran comprobar sus estudios.
El escándalo suscitado en torno a la ratificación de la Secretara General de Gobierno Irma Piñeiro Arias no ha terminado, ya que no se limita al hecho de que el congreso haya pasado por encima de una ley que él mismo aprobó apenas una semana antes; el verdadero problema es que, por un lado, ha trascendido que otros posibles colaboradores de gobierno de Gabino Cué están en la misma situación que la Secretaria Piñeiro Arias y por otro hay quienes piensan que una transición sin cambios en la ley ni respeto por ella no es transición.
No hay duda de que habrá quien piense que si ya se hizo una vez y no sucedió nada, el numerito podría repetirse; sin embargo, los dirigentes del nuevo gobierno no deberían confiarse tanto porque en el exceso de confianza puede estar la clave de una pronta inestabilidad y un profundo deterioro de la legitimidad conseguida por Cué el domingo 4 de julio.
Los votos de hoy ya no son los mismos del pasado: no son cheques en blanco para que los beneficiados con ellos hagan lo que quieran y si no se cree así, eso mismo volveremos a preguntar dentro de un año y abundaremos…