Casa de la Cultura, casi medio siglo de ser semillero de artistas oaxaqueños

Oaxaca de Juárez, Oaxaca.- La Casa de la Cultura Oaxaqueña (CCO), institución perteneciente a la Secretaría de las Culturas y Artes de Oaxaca (Seculta), fue inaugurada en el mes de julio de 1971 y ha sido durante casi medio siglo, un semillero de grandes artistas oaxaqueños y oaxaqueñas que tomaron sus primeras clases en diversas disciplinas.

La Casa de la Cultura Oaxaqueña es un recinto con mucha historia y en el que varios artistas de Oaxaca se han iniciado en las artes, debido a las diversas disciplinas como pintura, danza, teatro, ballet, música y danza contemporánea, ya que es la encargada de realizar cada año la Muestra Internacional de Danza Oaxaca (MIDO).

En cuanto al edificio del siglo XVIII que alberga a la CCO, originalmente fue el Convento de Santa María de los Ángeles para las monjas Capuchinas Descalzas, también llamadas “Cacicas”, quienes a partir de 1732, recibieron en su claustro a las monjas hijas de caciques oaxaqueños, quedando establecidas junto al Templo de Santa María de los Siete Príncipes.

En 1867, al decretarse la expropiación de los bienes de la iglesia en la promulgación de las Leyes de Reforma, este convento fue desalojado y las religiosas se refugiaron en casas de particulares y la orden de las capuchinas de los Siete Príncipes sobrevivió hasta el fallecimiento de la última superiora de la orden en 1908.

Posteriormente el inmueble fue adquirido por diversos particulares y luego fue recuperado bajo la orden del arzobispo Eulogio Gregorio Gillow y Zavalza, quien intentó crear un Instituto de Artes y Oficios para personas humildes; sin embargo, la Revolución en 1910 lo impidió y años después, temiendo que el inmueble fuera expropiado de nuevo, el ex convento fue vendido nuevamente a particulares.

En 1963 el Gobierno del Estado de Oaxaca adquiere el edificio y el terreno correspondiente a la huerta y se emprende su restauración, pues estaba sumamente dañado por los sismos, quedando estos trabajos bajo la responsabilidad del arquitecto Armando Nicolau.

Pasaron dos años hasta que este espacio quedó listo para funcionar ahora como “Escuela de Trabajadoras Rurales” y luego como “Escuela de Artes y Oficios” donde recibían alojamiento jóvenes estudiantes de comunidades lejanas a aprender diversos oficios, como la fabricación de cerámica, textiles y orfebrería, entre otros.

Durante casi medio siglo de trabajo ininterrumpido, la Casa de la Cultura Oaxaqueña se consolida como una opción de acercamiento al arte y la cultura para todos los ciudadanos, ya que pueden asistir a los 47 talleres disponibles en 180 horarios matutinos y vespertinos, y pueden asistir niñas y niños a partir de los cuatro años de edad.

jose

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.