JUICIOS SUMARIOS

¿Quién fue?
Porfirio Santibáñez Orozco

DOS crímenes más enlutan la política del estado y a quienes gravitan en torno a ella o le dedican buena parte de sus afanes profesionales.

El viernes 22 cayó abatido, en Tuxtepec, el dirigente del Consejo de Defensa Ciudadano (CODECI) Catarino Torres Pereda; el sábado 24, en la ciudad de Oaxaca, fue asesinado Heriberto Pazos, dirigente del Movimiento de Unificación y Lucha Triqui (MULT).

Suponiendo que una sola persona, una sola organización, un solo grupo político o una sola entidad pudiera estar detrás de los autores materiales de ambos crímenes, una de las preguntas más lógicas que seguramente recorre la mente de deudos, protagonistas y observadores es ¿quién fue y que gana con una acción de este tipo?

El hecho de que pudiera ser la primera pregunta no quiere decir que se trate de la única ni de la última.

La lista de interrogantes que solo podría responder quien se atreva a hacer una minuciosa investigación es larga, porque en la trayectoria de ambos gestores encontrará intereses diversos que se sintieron agraviados por sus acciones, lo cual no justifica, de ninguna manera, que los hayan ultimado como lo hicieron.

En la lista de probables inquisiciones caben desde la que se formuló a las pocas horas del segundo atentado (¿es una escalada?, y si es así, ¿quien sigue?) hasta las que apuntan a móviles específicos y actores concretos.

Ahora que el estado se acerca cada vez más al cambio de gobierno es importante que esas y otras preguntas sean resueltas con objetividad y profesionalismo.

Si no se responden como debe, la política local se seguirá llenando de mentiras y rumores la mayor parte de ellos infundados.

Que si son acciones para distraer la atención y no fijarse en los fraudes millonarios contra las arcas del estado, que si fueron los rencorosos priístas de la Cuenca, que si se trató de un grupo radical que consideraba traidor al segundo de ellos, que si fue el tirano que sigue armando desastres para dejar un estado inmanejable y prácticamente destruido; que si es el anuncio de cosas peores. Abundaremos…

Miguel Ángel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.