Ni Elba Esther Gordillo hizo en Oaxaca lo que Rosario Robles

Miguel Ángel Schultz

El principio del fin de la Reforma Educativa del Gobierno de Enrique Peña Nieto en Oaxaca se inició el martes 21 de julio del año 2015, cuando el entonces gobernador Gabino Cué Monteagudo, anunció en Ciudad Administrativa, en medio de un cerco policiaco, la desaparición del Instituto Estatal de Educación Pública de Oaxaca (IEEPO).

Lo flanqueaban en ese entonces el secretario de Educación Pública, Emilio Chuayffet Chemor y el vocero de la presidencia, Eduardo Sánchez. Y en primera fila Alejandro Osuna Rivera, jefe de enlace de Gobernación y la estratega del golpe al movimiento magisterial de Oaxaca, Rosario Robles Berlanga.

A partir de entonces el Gobierno de Peña Nieto determinó “aplastar” a la insurgencia magisterial de Oaxaca. La dirigencia estatal de la Sección 22 del Sindicato Nacional de los Trabajadores de la Educación (SNTE), presidida por Rubén Núñez Ginés, fue tomada por sorpresa, que recién despertaba, luego de haber celebrado la Guelaguetza Popular el día anterior (lunes).

La insurgencia magisterial no esperaba una traición de ese tamaño de Rosario Robles, vista como una mujer de izquierda, ni de Gabino Cué, ya que el voto magisterial lo llevó a la gubernatura en una coalición electoral entre los partidos Acción Nacional (PAN) y de la Revolución Democrática (PRD), al que se sumó el Partido del Trabajo (PT), Convergencia y, de última hora, el partido de Elba Esther Gordillo, Nueva Alianza.

Gabino Cué en su toma de protesta -1 de diciembre del 2010- como gobernador se comprometió a gobernar obedeciendo, aseguró que “nunca más el uso de la fuerza pública para reprimir. Nunca más el uso de la fuerza pública para acallar las demandas sociales”. Además de combatir la corrupción.

El Movimiento Magisterial a lo largo de sus 39 años de existencia ha tenido momentos cruciales, uno de ellos, la abolición del IEEPO por Gabino Cué y Peña Nieto, porque representaba el camino de la imposición de la Reforma Educativa en Oaxaca y desconocer acuerdos sostenidos con la Sección 22 del SNTE desde octubre del año 1992 con el Gobierno estatal de Heladio Ramírez López.

Hay que recordar que el Movimiento Democrático Magisterial irrumpió con fuerza el 1 de mayo de 1980, rebelándose contra Vanguardia Revolucionaria, con la que su dirigente Carlos Jonguitud Barrios mantenía un férreo control del SNTE nacional por lo que se mantuvo en movilización permanente desde esa fecha hasta ahora.

Durante ese año 1989, en el país los vientos democráticos habían hecho tambalear al sistema por los resultados de los comicios presidenciales de 1988, en el que resultó electo Carlos Salinas de Gortari, quien mediante el fraude se impuso a Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, como presidente de México.

El empuje del Movimiento Democrático Magisterial logró la remoción de Jonguitud Barrios de la Dirigencia Nacional del SNTE, en su lugar fue impuesta, por Salinas de Gortari, Elba Esther Gordillo, en 1988, quien fue recibida en el Edificio Histórico de la Sección 22 del SNTE y llamada “compañera”, por el reconocimiento oficial del Comité Ejecutivo Nacional al entonces dirigente de la Sección 22 del SNTE, Aristarco Aquino Solís.

Otro de los momentos críticos a los que ha sobrevivido la Sección 22 del SNTE fue cuando el gobernador Ulises Ruiz Ortiz enfrentó al movimiento y ordenó el desalojo, violentamente, del plantón que instalaron los maestros en el Zócalo de la Ciudad de Oaxaca el 14 de junio del año 2006, sin conseguirlo, estallando una rebelión popular sin precedentes en el país que se prolongó por más de un año.

Ahora, con la Reforma Educativa que contaba con todo el respaldo del Gobierno Federal, se prevenía el “aplastamiento” del Movimiento Magisterial de Oaxaca, utilizando toda la fuerza del Gobierno y los conocimientos que tenía Rosario Robles de los movimientos populares de Oaxaca, con los que había sido solidaria en la década de los 70s.

Ella conocía perfectamente que la rebelión magisterial se empezó a encubar en la Coalición de Promotores Indígenas de Oaxaca, integrante de la Coalición Obrera Campesina Estudiantil de Oaxaca (COCEO), de ahí su presencia cuando se anuncia la desaparición del IEEPO.

A partir de esa fecha, 21 de julio de 2015, se inició un periodo de represión hacia el movimiento magisterial que llega a su clímax con la masacre de Nochixtlán el 19 de junio de 2016, cuando la Policía Federal, acompañada de los cuerpos de seguridad estatal, arremetió contra la barricada instalada por maestros y organizaciones sociales en la autopista Oaxaca-Tehuacán, Puebla, dejando en un sólo día y en un sólo lugar ocho muertos de bala y más de cien heridos.

No cabe duda que la ambición de Rosario Robles superó a la de Elba Esther Gordillo, que hoy se encuentra encarcelada bajo proceso por la llamada “Estafa Maestra”, que alcanza una cifra de siete mil 670 millones de pesos en contratos ilegales, en la que participaron 11 dependencias federales, ocho universidades y más de 50 funcionarios.

@MiguelAschulz

@Oaxentrelinea Facebook :Oaxaca V Noticias

jose

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.