Pacificación sin “militarización”

Diputado local de la LXIV Legislatura
La estrategia implementada por las dos últimas administraciones federales resultó errónea.

Oaxaca de Juárez, a 05 de Marzo de 2019

La Guardia Nacional aprobada el 28 de febrero por el Congreso federal, es una propuesta del presidente Andrés Manuel López Obrador, dadas las condiciones de criminalidad y violencia que se han ido exacerbando en los últimos años en todo el territorio nacional.

Por mencionar algunos datos: en el 2017 se cometieron 29 mil homicidios, de los cuales el 50 por ciento son atribuidos al crimen organizado, además de una cifra récord de un millón 817 mil 61 delitos denunciados en las agencias de las fiscalías del fuero común y federal. En ese mismo año, nuestro país fue colocado por la Universidad de Uppsala, Suecia, como el más violento de América. Por su parte, el Instituto para la Economía y la Paz colocó a México a lar de países como Palestina y Etiopia, tomando en cuenta para su medición “las actitudes, instituciones y estructuras que crean y sostienen a las sociedades pacíficas”.

Es evidente que la estrategia implementada por las dos últimas administraciones federales resultó errónea, dado que, al concentrar las energías en decapitar las estructuras criminales mientras dejaban intactas sus redes de operación financiera, provocaron que se fragmentara a los grandes carteles para convertirlos en pequeños grupos que ahora actúan de forma más violenta y errática, aunado a la diversificación de sus actividades delictivas, penetrando de esta forma en otros delitos como el secuestro, la extorsión, trata de personas, etc.

Podemos mencionar también que, la falta de resultados de la denominada “guerra contra el narcotráfico” se debió también, entre otros factores a la infiltración y descomposición de algunas áreas en las instituciones del estado mexicano, en los tres niveles de gobierno, por supuesto también a la falta de un cuerpo policiaco con la capacidad financiera y estructural para hacer frente al crimen organizado, amén de que la movilización del Ejército y la Marina se llevó a cabo sin contar con un marco legal que regulara de manera específica las funciones, atribuciones y limitaciones en sus tareas relacionadas con la seguridad de la población civil.

No podemos darnos el lujo de cometer los errores del pasado. Estamos ante un desafío que amenaza con socavar aún más nuestra sociedad, afectando la tranquilidad y la paz que el estado está obligado a garantizar. Es por esta razón que, como su representante en la máxima tribuna de Oaxaca, fijaré una posición acorde con las exigencias de los ciudadanos que demandan con toda razón; la pacificación del país y un combate inteligente a la criminalidad, con un respeto absoluto a los derechos humanos. Por ello, resulta ineludible contar con una institución profesional y eficaz como la Guardia Nacional, modelo que se aplica con éxito en otros países como Francia, Italia, Rusia y Estados Unidos.

Para su conformación, se agregarán elementos de la Policía Federal, Ejército y la Marina que acrediten los requisitos y exámenes necesarios, además se convocará de manera pública a 50 mil nuevos elementos, que recibirán formación militar con conocimientos en procedimientos de seguridad pública, derechos humanos, derecho penal y perspectiva de género. Se prevé que la corporación este completamente cubierta y capacitada para el 2021.

Cabe mencionar que los elementos de la Guardia Nacional, tendrán estrictamente prohibido presentar a presuntos responsables de cualquier delito en instalaciones militares y, cuando ellos mismos hayan cometido un delito, serán juzgados por autoridades civiles.

Que se escuche muy claro, en la cuarta transformación no apoyamos la militarización del país, sino por el contrario, tenemos la firme determinación de contribuir a la tranquilidad que todas nuestras familias merecen, para así disfrutar del sagrado derecho a vivir en paz; única vía, para alcanzar la felicidad.

Lic. Noé Doroteo Castillejos

Diputado local de la LXIV Legislatura de Oaxaca.

**********

Iniciativa para declarar patrimonio cultural de Oaxaca al mezcal.

Posicionamiento del diputado Noé Doroteo Castillejos

He presentado en esta tribuna, dos iniciativas: la del reconocimiento del carácter estratégico de la industria y la protección del maguey silvestre, este día, presento a su consideración, la iniciativa para el reconocimiento del mezcal como patrimonio cultural de Oaxaca; estas tres iniciativas forman una unidad y están diseñadas para garantizar el futuro del maguey-mezcal, la continuidad de la cultura del mezcal y asegurar que las futuras generaciones tengan capacidad para satisfacer la demanda de maguey y mezcal y por ende su bienestar.

La UNESCO define como patrimonio inmaterial los usos, representaciones, expresiones, conocimientos y técnicas que las comunidades, los grupos y en algunos casos los individuos reconozcan como parte integrante de su patrimonio cultural. Este patrimonio, que se transmite de generación en generación, es recreado constantemente por las comunidades y grupos en función de su entorno, su interacción con la naturaleza y su historia, infundiéndoles un sentimiento de identidad y continuidad y contribuyendo así a promover el respeto de la diversidad cultural y la creatividad humana (UNESCO, 2003).

El mezcal es símbolo e identidad de Oaxaca y a la fecha ha mantenido una milenaria continuidad, preservando manifestaciones vinculadas a la cultura agrícola de origen prehispánico para el cultivo del maguey; a la producción del mezcal como un proceso de mestizaje cultural entre la tradición prehispánica del cocido y fermentación del agave y las técnicas árabe y oriental de la destilación, el alambique de cobre de la primera y el destilador filipino de la segunda y a la práctica del consumo como lubricante social.

Así mismo, existe una relación con rituales que se llevan a cabo en los pueblos originarios de México, desde pedir permiso a la madre tierra con unas gotitas de mezcal para que se dé una buena cosecha hasta como guía utilizada por los curanderos y curanderas para regresar el alma al cuerpo cuando se tuvo un “susto”.

De tal manera que el mezcal es un modelo cultural completo que comprende actividades agrarias, prácticas rituales, conocimientos prácticos antiguos, técnicas de destilación y costumbres y modos de comportamiento comunitarios ancestrales y existe como consecuencia de la participación comunitaria.

El cambio de sistemas de producción aunado a la globalización ponen a la cultura del mezcal, en un estado de fragilidad e indefensión que se agrava día a día, pudiendo ser percibidos claramente como patrimonio en riesgo por lo que la preservación de los saberes ancestrales, es decir, la pervivencia del patrimonio inmaterial generado por sus habitantes a lo largo de los siglos, constituye la clave para la sustentabilidad del patrimonio material presente en un paisaje cultural productivo.

Reconocer y significar el conocimiento y saber tradicional del mezcal como arcas de conocimiento y depósito de saberes ancestrales cuya base fundamental para su desarrollo pasado y en la que radica la preservación de su autenticidad, integridad y sustentabilidad es el trabajo, la participación y la cooperación de la comunidad.

Debemos garantizar el continuo en el tiempo de los saberes y técnicas artesanales tradicionales del mezcal, que fenómenos como la industrialización, la comercialización y la globalización no signifiquen cambios violentos que atenten la riqueza y variedad de los mezcales tradicionales; la practicas artesanales de fabricación, la tradición y cultura mezcalera.

Los grandes propósitos de esta declaratoria consisten en:

Reconocer y significar el conocimiento y saber tradicional del mezcal como arcas de conocimiento y depósito de saberes ancestrales cuya base fundamental para su desarrollo pasado y en la que radica la preservación de su autenticidad, integridad y sustentabilidad es el trabajo, la participación y la cooperación de la comunidad.

Fundamentar el inicio del procedimiento para solicitar la inscripción en la Lista representativa cumpliendo el requisito R.5 El elemento figura en un inventario del patrimonio cultural inmaterial presente en el(los) territorio(s) del(los) Estado(s) Parte(s) solicitante(s).

Declarar al mezcal como Patrimonio Cultural de Oaxaca, equivale a conceder un respeto pleno a los valores sociales y culturales a todas las comunidades, a las maestras y maestros del mezcal.

Compañeros legisladores, todos aquí, sabemos de la tradición cultural del mezcal; porque en nuestro contacto con las comunidades distinguimos al mezcal como un elemento central de la vida rural y está presente en todas las actividades de trabajo o festivas, lo toma el campesino al iniciar su trabajo; lo utiliza el comunero para las ofrendas al bosque; para los participantes que colaboran en la preparación de la mayordomía o fiestas del pueblo; para los arreglos de los conflictos domésticos y personales, y por supuesto para estar alegres en la fiesta, por eso decimos que el mezcal es un lubricante social.

“El mejor mezcal, es el que se invita”.

Es cuanto, presidente.

Share

jose

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.