Recomienda IMSS mantener higiene en alimentos para evitar la fiebre tifoidea

Higiene en alimentos
Lavar bien los alimentos y mantenerlos en buen estado antes de consumirlos.

* En primavera y el verano aumentan los casos de esta enfermedad

Oaxaca de Juárez, Oaxaca.- Lavar bien los alimentos y mantenerlos en buen estado antes de consumirlos, evitar comerlos si hay la sospecha de que estén contaminados o si se tiene duda de su procedencia, así como abstenerse de tomar agua no purificada, son algunas sencillas medidas de la Delegación Oaxaca del IMSS para evitar el contagio de fiebre tifoidea.

Miguel Ángel Altuzar Figueroa, coordinador de Información y Análisis Estratégico de la Jefatura de Prestaciones Médicas del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), hizo un llamado a la población para seguir estas recomendaciones y evitar la fiebre tifoidea, infección aguda de origen bacteriano que se incrementa durante la primavera y el verano.

Luego de aconsejar lavar bien los utensilios de cocina y las manos antes de comer y después de ir al baño, explicó que la bacteria que produce la tifoidea (Salmonella Tifhy) contamina principalmente los lácteos (leche, queso, crema, mantequilla), los mariscos que crecen en lugares cercanos a puntos de eliminación de aguas residuales y las verduras que son regadas con aguas contaminadas.

El contagio directo entre el enfermo y las personas de su entorno es posible, pero no frecuente, sin embargo, los insectos también actúan como transmisores. Las medidas higiénico dietéticas, cada vez más generalizadas entre la población han permitido la disminución del número de casos  debido a que algunos se han atendido oportunamente, apuntó.

La fiebre tifoidea afecta intestino, riñones e hígado, y ocasionalmente al torrente sanguíneo y al tejido linfático que sirve como generador de células de defensa del organismo, pues la bacteria tiene su ciclo de vida en la vesícula biliar donde se reproduce para luego ser eliminada con la bilis a través de conducto hepático, dijo Altuzar Figueroa.

El epidemiólogo del IMSS advirtió que de complicarse la hemorragia gastrointestinal, puede llegar a la perforación del intestino o hacer crónica la infección, dando lugar al estado de portador, por lo que se requiere de atención hospitalaria por todo el malestar general o por la afectación del paciente.

Para su tratamiento, por lo general se prescriben líquidos intravenosos y electrolitos (sales de potasio, magnesio, sodio, calcio, proteínas, fosfatos) y, para matar la bacteria, antibióticos que deben ser elegidos cuidadosamente debido al aumento de las tasas de resistencia a estos en todo el mundo, concluyó.

jose

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.