Significativa derrota de Morena en elección de agentes municipales

En elección de agentes municipales
11 de los 13 agentes ganadores son integrantes del PRI.

Miguel Ángel Schultz

El resultado en la elección de los titulares de las 13 agencias que conforman el municipio de Oaxaca de Juárez, es una derrota significativa para el partido Morena, ya que 11 de los 13 agentes ganadores son liderazgos plenamente identificados en sus zonas con el Partido Revolucionario Institucional (PRI). Aunque en este proceso, al ser autoridades auxiliares, no participan representados por partidos políticos como tal.

Además, este resultado representa una severa derrota al presidente municipal, Oswaldo García Jarquín, ya que estos comicios vienen a significar un referéndum a su gobierno iniciado el pasado 1 de enero, el cual que se ha caracterizado por su falta de sensibilidad y oficio político. Hay que recordar que en esta elección interna se dio el asesinato de Norberto Ayala Vega, candidato a agente municipal por San Juan Chapultepec, el pasado 23 de febrero.

Queda claro entonces que si García Jarquín está al frente del municipio de Oaxaca de Juárez, es por los llamados efectos Andrés Manuel López Obrador y Enrique Peña Nieto, y no por méritos propios.

Ha sido tan insensible el munícipe que no ha querido escuchar a quienes protestan contra la proliferación de tiendas del monopolio OXXO, particularmente de padres y madres de familia de las primarias “Héroe de Nacozari” y “Niño Artillero”, que exigen no se ponga una de estas tiendas junto a su plantel. Esto es un pequeño ejemplo de la torpeza del edil, que ha venido usufructuar el enorme respaldo que tiene López Obrador en Oaxaca.

La derrota en la capital oaxaqueña, también la comparten los diputados locales Hilda Graciela Pérez Luis, que logró reelegirse, y Luis Alfonso Silva Romo, quien por estar en disputa su candidatura no hizo campaña. El otro gran perdedor es Benjamín Robles Montoya, diputado federal por el Distrito Electoral 8, con sede en la ciudad de Oaxaca de Juárez.

No se diga de los dos senadores, Susana Harp Iturribarría -originaria de la ciudad de Oaxaca- y Salomón Jara Cruz, quien al no haber tenido la capacidad de leer los momentos políticos que vive el país y haber pretendido presentar una iniciativa de ley para regular a las calificadoras internacionales, provocó una abolladura a la política económica presidencial, que no le ocasionó siquiera la tragedia del estallamiento del ducto de Pemex en Hidalgo.

O se ponen a trabajar o en las próximas elecciones locales perderán irremediablemente.
O se ponen a trabajar o en las próximas elecciones locales perderán irremediablemente.

Baste ver el comportamiento de la Bolsa Mexicana de Valores y la cotización del peso en estos días de la iniciativa de Jara Cruz, que no le falta razón al senador, pero la política no basta con tener razón para poder interpretar los tiempos adecuadamente para dar resultados positivos y no negativos.

Los resultados electorales en las agencias municipales no paran ahí, sino también cuestionan el papel que juega el delegado especial del Comité Ejecutivo Nacional de Morena, Ericel Gómez Nucamendi, quien sustituyó a Nancy Ortiz Cabrera, actual representante del gobierno federal en Oaxaca.

No se diga los problemas que tienen los diputados de Morena en el Congreso del Estado, cuya división los hace mostrar un rostro negativo, que no quieren ver, pero que si los percibe el pueblo de Oaxaca con toda nitidez, cargado de intereses mezquinos, con un ansia de poder que todos llegamos a pensar era cosa del pasado, del sistema neoliberal, que la Cuarta Transformación dice que lo sepultó.

La derrota de Morena en la capital del estado, tiene un alto significado, dado que en los comicios del 1 de julio de 2018, se dio una participación superior al 70 por ciento; y Oaxaca fue la entidad que más votos aporto a Morena y a López Obrador, por lo que el resultado negativo de gran envergadura no aminora las responsabilidades de cada uno de los cuadros dirigentes de Morena y de los representantes populares con los que cuenta.

En conclusión, por poco significado que tengan las elecciones de agentes municipales, nada justifica está derrota en toda la línea de Morena, lo que representa un parte aguas para la vida política de este partido tan cargado de contradicciones.

O se ponen a trabajar o en las próximas elecciones locales perderán irremediablemente lo ganado y se anticipa el retorno de un sistema de gobierno que quebró y hundió país.

Share

jose

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.