A diario decrece

Pascual Salanueva Camargo

Cancún, Quintana Roo

A mediados de 2009, en algunos puntos de Cancún, empezaron a surgir tímidamente algunos carteles anunciando el nacimiento de un nuevo diario. De manera simultánea, en una zona apartada del centro de la ciudad se comenzó a erigir un edificio de dos niveles. Una vez terminado y antes de que los dueños pensaran siquiera de qué colores pintarían el inmueble, fue descargada en la planta baja, una pequeña rotativa de medio pelo, la que a medida que se acercaba la inauguración del périódico, sería pintada y repintada, hasta dar la apariencia de nueva y terminara de convencer a los socios y anunciantes de que su elección había sido acertada.

Y mientras esto sucedía, el presidente municipal de Benito Juárez, Gregorio Sánchez Martínez, y parte de su equipo más cercano, se reunían en las sombras con los dueños del proyecto periodístico. El nuevo diario se editaría de lunes a sábado, y aun cuando su formato iba a ser pequeño, contaría con todas las secciones de una publicación normal. Pero a diferencia del resto, se distribuiría de manera gratuita.

¿Quién en sus cabales, rechazaría un regalo diario de esta naturaleza?

Aun cuando cada vez que los reporteros le preguntaban si tenía aspiraciones a la gubernatura del estado, Gregorio Sánchez Martínez, contestaba en forma tajante, no desear otra cosa que continuar sirviendo a la ciudad, en su fuero interno él ya había decidido que buscaría la candidatura del PRD y más aún, se valdría de cuanto estuviera en sus manos para convertirse en el próximo gobernador de Quintana Roo.

Como ocurre en Oaxaca y en casi todos los estados gobernados por priístas, los medios de comunicación y los reporteros están controlados mediante la publicidad y las amenazas veladas de causarles daño, apenas intenten rebelarse a sus designios. El estado de Quintana Roo no es la excepción, pues todos ellos rinden pleitesía al gobernador en turno, y en el caso de los municipios, a los nuevos alcaldes, como ocurrió en el caso de Cancún, con Gregorio Sánchez Martínez.

A fuerza de darles dinero a manos llenas, Sánchez Martínez había logrado someterlos. Sin embargo, estaba convencido de que apenas se iniciara la carrera por la gubernatura, lo harían a un lado, y se volcarían en adulaciones hacia el candidato del poderoso partido tricolor. En esas circunstancias, lo mejor que podía sucederle era tener su propio diario.

El proyecto que le estaban ofreciendo pertenecía a los conocidos empresarios oaxaqueños, Gurrión Matías. El principal argumento para convencer a Greg es que el hermano mayor de este diario había obtenido un éxito rotundo en el estado de Oaxaca y de ello podía dar fe el gobernador Ulises Ruiz Ortiz. La táctica empleada era la siguiente: Habían hecho de cuenta que el dueño era el mismísimo Ruiz Ortiz y bajo ningún motivo hablarían mal de él, además, solamente mostrarían los aspectos más sobresalientes de esa región del país y las obras que éste inaugurara. Esa era la promesa que los Gurrión ofrecieron cumplir al presidente municipal de Benito Juárez: publicar solamente cosas positivas de él.

No hubo ningún documento firmado de por medio, pero a los empresarios oaxaqueños les bastó la palabra del segundo hombre más poderoso de Cancún, después del gobernador, y se pusieron a sus incondicionales órdenes. La suerte de ambos estaba echada y sellaron el pacto con una gran fiesta de inauguración el 11 de diciembre de 2009. y a la que acudió no solamente Greg, sino el gobernador de la entidad, Félix González Canto. Sin embargo, el ejecutivo estatal y el local acudió cada quien por su lado, como un presagio de los negros nubarrones políticos que estaban a punto de cernirse sobre Quintana Roo.

Con fecha 14 de diciembre adiario Oaxaca publicó en su primera plana:

“A diario crece”, y a continuación venía una enorme foto con el gobernador en las instalaciones del periódico, escuchando las indicaciones de Samuel Gurrión Matías, presidente del grupo corporativo Gurrión. A continuación se informaba: “Este fin de semana (viernes 11 de diciembre de 2009) fue el lanzamiento del proyecto editorial adiario Quintana Roo”. Y como para dar más énfasis a la información titularon su editorial como “adiario crece”, y cuyo primer párrafo hacía notar la importancia de otra publicación similar en esta parte del país. “Como resultado de un esfuerzo empresarial responsable y con compromiso social, el grupo editorial adiario inició el pasado viernes 11 de diciembre una nueva etapa con la inauguración del periódico adiario Quintana Roo, en la ciudad de Cancún, uno de los principales polos turísticos del país”.

Cuando la campaña de Greg Sánchez estaba en su punto más alto, centenares de ejemplares del diario eran transportados al cuartel general del candidato priista y de ahí eran llevados a los arrabales de Cancún para ser repartidos en las colonias en donde éste contaba con más adeptos. Así se hizo todos los días, hasta que el ex cantante de música grupera cayó en desgracia y fue detenido y metido a la cárcel.

Pese a todo, adiario continuó defendiendo a su principal socio y accionista y desde sus páginas denostó por igual al gobernador González Canto, así como a su delfín Roberto Borge Angulo. Eran tales los ataques que llegó a asemejarse a los mejores diarios de izquierda del país. Pero le salió cara su temeridad, pues desafiar a la más alta autoridad del estado, puso en peligro la existencia misma del diario.

Y aún no se repone. Adiario decrece.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.