Díselo a Japón: ¡prohíban ya el tráfico de marfil!: Equipo de Avaaz

Expertos estiman que más de 250 mil elefantes han sido sacrificados para abastecer el mercado de marfil japonés. Y los conservacionistas alertan que los elefantes podrían extinguirse a lo largo de nuestra vida.

Imagina un mundo donde nuestros nietos y nietas nunca conocieran a los elefantes más allá de los libros, expresan Sarah, Rosa, Rewan, Laura, Bert, Christoph, Ricken y todo el equipo de Avaaz.

Mientras masacran a decenas de miles de elefantes, Japón se empeña en mantener abierto su lucrativo mercado de marfil.

Pero Japón organiza los Juegos Olímpicos del 2020 y quiere atraer a millones de turistas más, demostrémosles que la gente de todo el mundo quiere unas Olimpiadas libres de marfil y el fin de este sangriento negocio.

El mejor tipo de marfil se encuentra justo en el centro del colmillo de los elefantes, donde está firme y libre de imperfecciones. Para sacarlo, los cazadores tratan de matar al elefante más grande -normalmente a la matriarca- dejando a sus bebés elefantes desvalidos.

Y lo más absurdo es que, mientras masacran de esa forma a decenas de miles de elefantes, Japón se empeña en mantener abierto su lucrativo mercado de marfil, alegando que no tiene nada que ver con él.

Pero Japón organiza los Juegos Olímpicos de 2020, ¡y espera recibir millones de turistas más! Aquí es donde entramos nosotros: muchos vivimos en países que Japón quiere atraer para su turismo. Si somos millones los que firmemos y lanzamos una campaña mundial en medios de comunicación por unas Olimpíadas libres de marfil, ¡podemos ganarles!.

juntos, cerremos de una vez por todas uno de los mercados nacionales de marfil más grandes del mundo: Díselo a Japón: ¡prohíban ya el tráfico de marfil!.

Aún no es demasiado tarde. Podemos ayudar a salvarlos, pero se necesitará una presión masiva a gobiernos como el de Japón para que prohíban el tráfico de marfil. Y ahora que Japón se ha puesto como meta atraer a 10 millones de turistas más el próximo año, podemos hacer que cambien de idea si les demostramos que mantener abierto su mercado doméstico de marfil pone en peligro esa meta.

Japón argumenta que en su mercado solo se comercializa marfil legal. Pero la verdad es que no pueden garantizarlo. Además, es muy fácil pasarlo de contrabando hacia otros países, como China que mantiene la demanda activa, poniendo en riesgo a más elefantes africanos.

Díselo a Japón: ¡prohíban ya el tráfico de marfil!

No solo se trata de los elefantes. Estas criaturas majestuosas son una “especie clave” que ayuda a sostener todo el ecosistema en que viven. Esa es una de las razones por las cuales hemos estado protegiendo a los elefantes durante años desde la comprobación de que se vende marfil ilegal en las calles de Europa hasta la financiación de esfuerzos contra la caza furtiva en África, pasando por la defensa de una visión para proteger la mitad de la naturaleza de nuestro planeta para que estos animales inteligentes y emocionales puedan deambular libremente. Ahora, ¡llevemos la lucha a Japón!.

jose

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.