Funcionarios municipales de la 4T a favor de los OXXOs

Funcionarios municipales de la 4T
En la ciudad de Oaxaca hay sin duda malestar con lo que sucede con el gobierno municipal de la Cuarta Transformación.

Miguel Ángel Schultz

En la ciudad de Oaxaca hay sin duda malestar con lo que sucede con el gobierno municipal de la Cuarta Transformación, que en vez de identificarse con los intereses de la ciudadanía, pasa todo lo contrario. El edil Oswaldo García Jarquin no ha tenido la sensibilidad para abordar el problema que representa la proliferación de las tiendas del monopolio OXXO, que daña tanto la salud de la población con sus productos chatarra, como destruye la economía citadina y deforma la cultura gastronómica de las y los oaxaqueños.

Estas tiendas son una especia de viruela económica, con la que no puede competir el pequeño comercio oaxaqueño, tan acostumbrado a producir cultura, que es en sí el motor que mueve la economía de la capital y el estado, ya que para producir cultura no se debe pensar que el valor del tiempo, es el dinero, como dicen los gringos el tiempo es oro,  por ello el pueblo de Oaxaca dedica su vida, es decir su tiempo, a sus fiestas colectivas, que también es oro pero espiritual.

En cambio los OXXO´s están abiertos las 24 horas y los 365 días del año, incluyendo días festivos, mientras que los oaxaquitas como nos dicen cariñosamente en el norte del país, estamos preocupados por el Día de Muertos, el Lunes del Cerro y su Guelaguetza; invertimos horas y horas en lo cocina, para preparar un mole o un amarillo, estofado o unos frijoles con pata o parados.

Resulta lamentable que quienes integran la administración municipal no comprendan que el potencial económico de la ciudad de Oaxaca es su cultura, sus tradiciones, su ser lúdico; a nosotros los oaxaquitas, nos encanta la fiesta, trabajamos de sol a sol, nos subyuga la madre naturaleza, tan es así que tenemos una fiesta dedicada a un cerro, por lo que inventamos los Lunes del Cerro y con ello la Guelaguetza; Además rendimos tributo a ese portento de vegetal que es el árbol de El Tule.

Nuestros antepasados se encaramaron en los cerros, tal vez por nuestros sueños colectivos de alcanzar el cielo, Por eso Monte Albán está en un cerro; en fin sería largo de enumerar nuestra identificación con la tierra. Baste decir que el nombre de Oaxaca, provine del árbol del guaje.

Masacre de Nochixtlán en junio del 2016.
Masacre de Nochixtlán en junio del 2016.

Pero qué nos podemos esperar de esos funcionarios insensibles como Clemente de Jesús López, subdirector de Medio Ambiente del Municipio de Oaxaca de Juárez, que nunca se ha identificado con la madre naturaleza, por lo que sanciona a la farmacia Guadalajara -parte de una cadena nacional- con la obligación de plantar 12 árboles, que apenas si llegan al metro de altura e imponen ese negocio en uno de los barrios más emblemáticos de la capital del estado, el de Xochimilco

Qué le puede importar el medio ambiente urbano a Clemente de Jesús, si cuando se llama a su oficina para reportar que están destrozando un árbol, pide se entregue un oficio con todos los datos, creo que hasta con GPS (Sistema de Posicionamiento Global) llegan a pedir.

¿Pero qué podemos esperar de Clemente de Jesús?, que en sus años mozos militó en el Partido Comunista de México, y ya siendo hombre maduro en los momentos de definiciones, estuvo del lado equivocado. Así lo demostró cuando los gobiernos de Enrique Peña Nieto y Gabino Cué, trataron de aplastar al Movimiento Democrático de los Trabajadores de la Educación de Oaxaca (julio 2015) al imponer la Reforma Educativa, continuó como funcionario la Secretaría de Asuntos Indígenas. Ni pio dijo cuando la sociedad enfrentó al autoritarismo de Gabino Cué, para que no construyera el Centro de Convenciones en el Cerro del Fortín a fin de favorecer los negocios del entonces secretario de Turismo, Jaime Zorrilla de San Martín Diego.

Lo peor vino después, luego de la masacre de Nochixtlán en junio del 2016, cuando Adelfo Regino Montes renuncia a la titularidad de la Secretaría de Asuntos Indígenas, ya que dijo no podía colaborar con un gobierno manchado de sangre. Entonces Clemente de Jesús se hizo cargo del despacho por algunos meses, porque se acabó el sexenio. Es decir la oportunidad la pintan calva.

@MiguelAschulz

 

Miguel Ángel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.