La avioneta se desplomó y mató a panistas por falta de combustible, aclara dueño

La caída de la avioneta en la que murieron seis personas, entre ellos dos diputados federales por el Partido Acción Nacional (PAN), fue por negligencia del piloto, aseguró el propietario de la nave.

Falta de combustible la causa
El piloto me solicitó permiso para un viaje “especial” con la aeronave (ESMAS.COM)

La avioneta se desplomó por falta de combustible, según expresó el propietario de la misma, Alfredo Navarrete por lo que consideró que el culpable del siniestro fue el piloto, Alejandro Ramírez Manzano, quién no cargó la avioneta.

El accidente cobró la vida de los legisladores Guillermo Zavaleta Rojas; del guanajuatense Juan Huerta Montero, integrantes del Partido Acción Nacional (PAN).

Asimismo, del alcalde electo de Santa Catarina Juquila, Fernando Joaquín Cortés López; de Francisco Cruz Santos, dirigente juvenil de Acción Nacional en Juquila, Rafael Leonel Rojas Pérez, asistente del diputado Juan Huerta.

También murió el piloto de la avioneta Alejandro Ramírez Manzano a quien responsabilizan del accidente, por no haber cargado de combustible.

Roberto Gil Zuart, subsecretario de Gobernación, adelantó que la Procuraduría General de la República tiene en sus manos la investigación del accidente, para aclarar el desplome de la avioneta el viernes pasado en inmediaciones del Aeropuerto de Huatulco a las 11:30 horas aproximadamente, se inició la averiguación previa PGR/OAX/HUA/181/2010.

De acuerdo con la bitácora de la avioneta realizó varios vuelos de Huatulco a Puerto Escondido y hacia Atizapan, Estado de México y hacia Huatulco, sin reabastecerse de combustible.

Alfredo Navarrete, propietario de la empresa Agrotractores e Implementos de Oaxaca, comentó que su nave la emplea para realizar viajes a Querétaro, donde tiene sucursales, al igual que en Juchitán y la costa de Oaxaca.

La nave es una avioneta tipo Cessna, matrícula XBANG de seis plazas, de optima calidad, y solamente existen dos en su tipo en México, dijo Navarrete.

Aclaró que el piloto Alejandro Ramírez Manzano, trabajaba para el empresario istmeño Samuel Gurrión, quien le solicitó prestada avioneta, para ir a Puerto Escondido a comprar una pieza mecánica.

Posteriormente, le solicitó permiso para un viaje “especial” con la aeronave de su propiedad por lo que le contestó:

“Alejandro tú sabes que mi negocio no es ese, mi avión lo ocupo para mi servicio, yo cada mes voy a Querétaro donde tengo sucursales al igual que en Juchitán y en la costa, pero dile a tu patrón que se la prestó siempre y cuando lo lleves tú porque tú ya lo volaste y lo conoces”.

Navarrete aseguró que el desplome de la avioneta, fue producto de una irresponsabilidad del piloto, ya que correspondía a él cargar de combustible el tanque que cuesta  dos mil 800 pesos.

josé

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*