México vive su momento más triste y más cruel en décadas: Encinas Rodríguez

Senador de la República
El impacto de Tlatlaya y Ayotzinapa está lejos de haber concluido
* La indignación colectiva ha tocado fondo

México, DF., 11-ene-2015.- La mayoría de los ciudadanos sentimos que México vive su momento más triste y más cruel en décadas; la indignación colectiva ha tocado fondo y la exigencia de justicia y paz no admite prórrogas, enfatizó el senador Alejandro Encinas Rodríguez.

El legislador por el Estado de México agregó que con cada minuto sin una respuesta efectiva del gobierno se van sumando más ciudadanos inconformes dispuestos a transformar de fondo al país.

Alrededor del mundo, la justicia criminal ha conducido a encarcelamientos en masa, incremento del crimen, como el caso de la revista Charlie Hebdo en Francia, la inseguridad galopante y la crisis de salud pública por el ébola. La percepción en materia de seguridad interior en México para el 2015 no es alentadora, manifestó.

El impacto de Tlatlaya y Ayotzinapa está lejos de haber concluido. Y los gobernantes que pretenden acabar con la indignación social restringiendo la libertad de expresión, sólo aumentarán más la movilización de una sociedad que hoy defiende sus derechos con brío renovado, agregó.

El legislador mexiquense aseveró que los problemas estructurales y generalizados que ponen en evidencia Tlatlaya y Ayotzinapa, demandan medidas más profundas. México vive una grave crisis de violencia y violaciones a derechos humanos y el espejismo no puede volver a nublar la vista en 2015.

El senador se mostró preocupado específicamente por el Estado de México, pues aseguró que a lo largo de los años esta entidad ha tenido que afrontar importantes problemas en materia de seguridad pública, de pobreza y falta de desarrollo social; sin embargo, la situación que hoy se vive dicha entidad no tiene precedentes.

Añadió que ahora los cárteles de la droga operan en el Estado de México en al menos 81 de los 125 municipios; reiteró que no es exagerado afirmar que la sociedad mexiquense vive con miedo, todos los días sufre extorsiones, secuestros y asesinatos.

Municipios como Ecatepec, Naucalpan, Nezahualcóyotl o Cuatitlán Izcalli se han convertido en campos de batalla del crimen organizado y las autoridades no han hecho lo suficiente para contener el incremento de la violencia, ratificó.

Las muertes por violencia en México han pasado del lugar 17 a ocupar uno de los primeros lugares como causa de defunción en nuestro país.

Esta ola de impunidad ha despertado a la sociedad civil en México, sin embargo, Encinas Rodríguez indicó que se tiene que ir más allá de pedir justicia por la tragedia en Iguala: hay que prevenir que más masacres ocurran. Hay que rescatar al Estado de los gobernantes que lo han secuestrado; se trata de salvar vidas y para ello se necesita un movimiento social fuerte y unido, afirmó.

Para los derechos humanos, 2014 fue el año en que quedó evidenciada la crisis de impunidad, corrupción y violencia que México enfrenta, a partir de dos sucesos que han conmocionado a la opinión pública nacional e internacional: Tlatlaya y Ayotzinapa.

Así como las muertes ocurridas en el desalojo del palacio municipal de Apatzingán, realizado por elementos del Ejército Mexicano y de la Policía Federal el 6 de enero, hechos sobre los que señaló el Senador urge una investigación. Las graves violaciones a derechos humanos cometidas en los mencionados sucesos se erigen hoy como el parámetro más adecuado para medir la vigencia de los derechos en el país.

Son tres los principales retos para el gobierno este año: generar una verdadera estrategia de seguridad, combatir la corrupción campante así como detonar el crecimiento económico y el bienestar de las familias. Lamentablemente poco se espera de un gobierno que durante sus primeros dos años de gestión ha evidenciado que no está a la altura de los problemas que se presentan en México, sobre todo cuando el panorama nacional empeora cada día, manifestó el senador perredista.

Más de la mitad de los mexicanos participantes en la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana (ENSU) –67.9 por ciento– consideran que vivir en su ciudad no es seguro, y otro 27.9 por ciento cree que la inseguridad aumentará este 2015, una cifra mayor a la del año pasado, informó este jueves 8 de enero el Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (Inegi).

El Estado de México, Michoacán y Tamaulipas fueron los estados más violentos en el país durante 2014, al concentrar la incidencia de homicidios, secuestro y extorsión, según el reporte de víctimas de delitos elaborado por del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP).

Entre la causas de la sensación de inseguridad destaca la percepción del poco o nada efectivo desempeño de los policías municipales y estatales, como lo muestra el 70.7 por ciento de las personas encuestadas.

México lleva casi 20 años con un espiral de inseguridad ante la falta de instituciones capaces de enfrentar a las organizaciones más violentas del mundo, traduciéndose en impunidad y pérdida de credibilidad.

Los historiadores señalan que el inicio de la década trágica fue en 2010, pero los académicos lo atribuyen a la negligencia en enfrentar el crimen organizado, fortalecer las instituciones judiciales y rehusar combatir la corrupción por presidentes antes y después de 2010, lo que se tradujo en barbarie y una profunda crisis económica.

Lo que preocupa y duele, es todo el sistema mexicano corrupto y cómplice de grupos que, en su búsqueda de poder, control y dinero, se articulan sin importar la vida de nadie, finalizó Encinas Rodríguez.

josé

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*