Otorga la CIDH medidas cautelares en favor de indígenas de Zimatlán

Teme nuevas agresiones de vecinos de San Sebastián Nopalera, Oaxaca

Zimatlán de Lázaro Cárdenas
Un grupo armado del pueblo vecino de San Sebastián Nopalera agrede a los de Zimatlán de Lázaro Cárdenas

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) otorgó medidas cautelares a la comunidad indígena mixteca de Zimatlán de Lázaro Cárdenas, municipio de Putla de Guerrero, ante las constantes agresiones de un grupo armado del pueblo vecino de San Sebastián Nopalera, correspondiente a la jurisdicción de Santa Lucía Monteverde, con quien enfrentan un conflicto agrario.

El presidente del Centro de Derechos Humanos y Asesoría a Pueblos Indígenas (Cedhapi), Rufino Benítez Sánchez, dijo que la CIDH dependiente de la Organización de Estados Americanos (OEA) requirió al Estado mexicano adoptar las medidas necesarias para garantizar la vida y la integridad física de los pobladores de Zimatlán de Lázaro Cárdenas y efectuar lo necesario, con el propósito de remover los factores de riesgo ligados con la delimitación de las tierras entre ambos pueblos, y evitar futuros enfrentamientos.

Además, establecer un mecanismo de supervisión continua y de comunicación permanente con los beneficiarios para que las medidas sean aplicadas de común acuerdo con los beneficiarios y sus representantes.

La CIDH, explicó, dio un plazo de 15 días para presentar un informe sobre el cumplimiento de las medidas cautelares y actualizar la información en forma periódica.

La comunidad de Zimatlán de Lázaro Cárdenas determinó salir en éxodo el 22 de julio pasado hacia la cabecera distrital de Tlaxiaco, debido a las agresiones del grupo armado de San Sebastián Nopalera. La situación es de peligro inminente, añadió.

Mencionó que el pueblo de Zimatlán de Lázaro Cárdenas se encuentra sitiado desde hace varios días y sufre insistentes ataques de sus colindantes y ante esto ninguna persona puede salir sin poner en riesgo su vida.

Zimatlán de Lázaro Cárdenas ha sufrido la desaparición de dos habitantes: Marcelino Pedro Hernández Jiménez y Eleazar Asunción Sánchez Hernández, además de una persona lesionada, quema de viviendas, robo de ganado, saqueo de casas y constantes agresiones con armas de fuego, indicó.

Benítez Sánchez dijo que el grupo armado además de mantenerse en la entrada al pueblo, se ha apostado en la toma de agua y los pobladores de Zimatlán de Lázaro Cárdenas temen que se haya envenenado el líquido.

La Jornada

josé

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*