Sin voz ni voto, mujeres en Soledad Salinas, San Pedro Quiatoni, Oaxaca

Soledad Salinas, San Pedro Quiatoni
Autoridades violan los derechos de mujeres y jóvenes.

* Autoridades violentan derechos de las mujeres y personas vulnerables, despojándolas de sus propiedades

* Acusan y juzgan de manera arbitraria a cualquiera que cuestione su mandato

San Pedro Quiatoni, Oaxaca.- Habitantes de la Agencia Municipal de Soledad Salinas, San Pedro Quiatoni -municipio de la región de Valles Centrales-, denunciaron públicamente a sus autoridades por la violación de los derechos de mujeres y jóvenes, sin importar que algunas de ellas tengan discapacidad.

A través de un comunicado, señalaron que en Soledad Salinas son constantes las violaciones a los derechos de sus habitantes por el abuso de sus autoridades y de los principales líderes que manejan la Asamblea.

Ejemplificaron que a María Magdalena Martínez, una mujer de la tercera edad, discapacitada visualmente, no le respetan el derecho de posesión de su terreno comunal, y la Asamblea la despojó de su terreno para entregárselo a su hijo varón, la razón: “él es hombre y puede participar en las asambleas donde se toman decisiones importantes para la comunidad y en la cual las mujeres no son citadas, mucho menos escuchadas”.

La violación a los derechos humanos es una práctica común, escudándose en los usos y costumbres y las decisiones de las asambleas pueden acusar o absolver a cualquier habitante de la población y ocurre en mayor medida en contra de las mujeres, que según sus leyes no tienen ni voz ni voto.

Al presentarse la afectada ante la Asamblea, fue despedida y abucheada por lo que compareció ante la Procuraduría Agraria en la capital oaxaqueña, sin embargo las autoridades de bienes comunales de la localidad presentaron una supuesta acta de asamblea en donde se había tomado la decisión de que el predio ya no era de ella.

En ese documento recalcan que en los sistemas normativos internos, ellos son la máxima autoridad, evidenciando así el desconocimiento de sus obligaciones y responsabilidades como autoridad local, de hacer respetar los derechos humanos y de impartir justicia de manera objetiva.

Otro ejemplo de la arbitrariedad con la que se conducen las autoridades ocurrió en febrero pasado, en Asamblea juzgaron y sancionaron a dos jóvenes por el presunto delito de robo. La Asamblea decidió golpear a uno y al otro ahorcarlo.

Después de haber golpeado al primero, el otro confesó que el que había sido golpeado era inocente, ante la confusión decidieron cerrar el caso; sin embargo golpearon públicamente a un inocente y al culpable lo dejaron en libertad y sin cargos.

Los denunciantes señalan que se necesita visibilizar esta situación, ya que en las comunidades que se rigen por el sistema normativo interno en Oaxaca, el abuso de autoridad es evidente, juzgan sin ser la instancia competente; Por ello es necesario una intervención urgente ante estos casos, porque no se puede continuar violando el derecho individual de las personas y mucho menos tolerar la injusticia.

Share

jose

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.