Violencia desborda a autoridades en la ciudad de Oaxaca

Miguel Ángel Schultz

El fracaso del Gobierno Municipal de Oswaldo García Jarquín -proveniente del partido Morena-, cada día es más evidente ante los brutales hechos de violencia que se registran en la ciudad de Oaxaca de Juárez, capital del estado.

Así lo demuestra el artero asesinato del empresario del transporte, Juan Ortiz y Guadalupe Hernández, ultimados al interior de su casa ubicada en el corazón del Centro Histórico, en la calle de J.P. García número 301, sin que se estableciera ningún operativo de búsqueda de el o los criminales, a pesar de que en el área donde se cometió la ejecución es donde más cámaras de vigilancia hay en toda la ciudad.

El doble homicidio se cometió la mañana del domingo 8 de diciembre de 2019, cuyos disparos alertaron a los vecinos que de inmediato lo reportaron al 911, cuyos operadores se tardan en tomar las llamadas y no conocen la ciudad, ya que siempre tienen dificultad para ubicar la zona donde se demanda el auxilio.

El o los asesinos no tuvieron compasión del hombre de 90 años de edad, como tampoco tuvieron piedad por la mujer 80 años, ni estar dentro de su casa les salvó la vida. Lo que además hace decir a las autoridades que no puede haber un policía viviendo con cada uno de los ciudadanos, lo que muestra la idea tan enana que tienen de lo que es el Estado de Derecho.

Este frío diciembre inició con un hecho sin precedente, donde se ven envueltas autoridades policiacas tanto municipales como estatales. Raúl Ernesto Salcedo Rosales, titular de la Secretaría de Seguridad Pública de Oaxaca (SSPO), no ha podido contener el empoderamiento de la delincuencia, fue nombrado por el gobernador Alejandro Murat Hinojosa, a finales de junio de 2019, sin que su presencia de resultados como lo prometió al relevar a José Raymundo Tuñón Jáuregui, quien a su vez fue nombrado director de Seguridad y Resguardo del Congreso de Oaxaca, el pasado miércoles 4 de diciembre de 2019.

A ello se suma el pobre desempeño de la Fiscalía General del Estado de Oaxaca (FGEO) –encabezada por Rubén Vasconcelos Méndez-, que se ubica en la posición 7 de las 10 peores procuradurías y fiscalías del país, según el reporte de octubre de 2019 del índice estatal de desempeño de procuradurías y fiscalías 2019, de la organización civil “Impunidad Cero”.

En esta atmósfera de ineficiencia que da como resultado la impunidad, está la despiadada agresión a golpes que sufrió un arquitecto y sus trabajadores, dentro de una casa del Centro Histórico, que por la mañana del fatídico martes 3 de diciembre de 2019, autoridades judiciales habían desahuciado el inmueble ubicado en la calle de Cinco de Mayo y entregado a los dueños, que de inmediato iniciaron reparaciones.

Sin embargo, alrededor de las 15:00 horas, un grupo de golpeadores se introdujo en el inmueble donde empezaron a golpear brutalmente a quienes ahí se encontraban, ensañándose con el arquitecto, de más de 60 años de edad, sin que elementos de la Policía Municipal intervinieran, sólo quedaron a la expectativa, hasta que los sujetos se cansaron de pegarles y se retiraron del lugar, en los vehículos en los que llegaron.

Se desconoce si la pasividad de los elementos de la Policía fue ordenada  por Hermelindo Aquileo Sánchez Castellanos, capitán primero en retiro de la Armada, nombrado el 1 de enero de 2019 por García Jarquin como director de Seguridad Pública, Vialidad y Protección Ciudadana del Municipio de Oaxaca de Juárez.

La agresión de los matarifes llevó tiempo, jamás hizo acto de presencia la Policía Estatal, y los policías municipales presentes ni se inmutaron, limitándose a observar la agresión que fue grabada con teléfonos celulares por varios espectadores. Ambulancias de la Cruz Roja se presentaron al lugar de los hechos y se llevaron a los cuatro lesionados. Por la noche el arquitecto dejo de existir.

Estos dos acontecimientos criminales han llenado de indignación a la ciudadanía, ya que se suman a otros asesinatos cometidos en el Centro Histórico de la capital del estado.

Cabe recordar que en mayo de 2019, fue asesinado un joven de no más de 28 años en la Avenida Morelos y la calle de García Vigil. De este artero homicidio cometido con arma blanca aún se desconoce quién o quiénes fueron los responsables. El cuerpo quedó tendido a un costado del banco español BVAA, donde se ubica su casa matriz en la capital del estado, ahí tiene un área de por lo menos 10 cajeros que permanecen abiertos día y noche, distante a tres calles del Palacio de Gobierno y a cinco del Palacio Municipal, donde se encuentra el cuartel de la Policía Municipal.

A unos metros donde se encontraba el cuerpo sin vida del joven apuñalado fue encontrado otro muchacho con lesiones, pero la Policía Municipal reportó que no lo llevaron a declarar por qué estaba ebrio, sin ninguna otra explicación.

Los asaltos a bancos y cuentahabientes son una constante, algunos han sido heridos con disparos de armas de fuego, sin que a la fecha las autoridades municipales y estatales logren garantizar la tranquilidad de una ciudad que tiene apenas una población que no supera los 260 mil habitantes.

@MiguelAschulz

@OaxEntreLineas

jose

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.