El insurgente

ORGANO DE ANALISIS Y DIFUSION DEL PARTIDO DEMOCRATICO POPULAR REVOLUCIONARIO Y DEL EJÉRCITO POPULAR REVOLUCIONARIO

AÑO 13

NUM. 128

JUNIO DEL 201O

EDITORIAL

Los resultados del actual proceso electoral están a la vista y todos los participantes se dicen ganadores, sin embargo, los resultados por la vía del voto indican otra cosa, el gran vencedor sigue siendo el abstencionismo político que desnuda el carácter ilegítimo de quienes han sido “elegidos” por la voluntad popular.

El PRI a pesar de perder estados considerados bastiones sigue gobernando la mayoría de los estados que eligieron gobernador, lo que indica que nunca ha estado fuera del poder y refleja un reposicionamiento de la oligarquía que respalda al PRI.

En cuanto a las alianzas vergonzosas el principal ganador es el PAN, en tanto que significa un reconocimiento y la legitimización del gobierno antipopular de Calderón, condición sin la cual no se pueden concebir dichas alianzas.

La izquierda electoral es la gran perdedora de este proceso, terminando como simple apéndice de la ultraderecha e instrumento de legitimización del gobierno espurio de Calderón, ayer lo hizo el PRI en la toma de posesión, hoy lo hace la dirigencia nacional y estatales del PRD con la alianza electoral con el sólo propósito de garantizar los intereses mezquinos de una dirigencia que hace mucho dejó de ser de izquierda.

Un proceso marcado por toda una serie de vicios y trampas que practican todos los partidos políticos sin excepción, entre ellos la utilización del poder y los recursos del erario público para apoyar de manera subrepticia y hasta descaradamente a los candidatos de su partido, los gobernadores arrimaron recursos por la vía estatal y el PAN desde diferentes dependencias federales también patrocinó a los candidatos de la ultraderecha.

Es mentira que el gran ganador sea el pueblo, por el contrario sigue siendo el eterno perdedor en tanto que los supuestos cambios por el hecho de ganar los “aliancistas” no significará beneficio sustancial, sólo se trata de un cambio de administrador de los intereses de la burguesía y la oligarquía, no hay cambio del modo de producción, no hay cambio de régimen económico y político, ¿Cuál victoria? Para la izquierda no hay ninguna victoria, sostener lo contrario es esquizofrénico.

El actual estado de derecho es oligárquico y está concebido para el uso y la aplicación perversa de la ley contra el pueblo y los luchadores sociales, en función de preservar el régimen neoliberal. Primero se reprimió brutalmente al movimiento popular de Atenco, agrupado en FPDT, en donde los cuerpos represivos se ensañaron bajo consigna contra el pueblo, el gobierno federal y estatal se regocijaron y vociferaron que no les tembló la mano para tales fines; después se les impusieron penas inhumanas y fascistas como un escarmiento para todos aquellos que pretendieran organizarse y luchar fuera de la corporativización de los partidos electorales y las organizaciones oficialistas; y hoy se libera a los 12 presos políticos del FPDT primero por la presión popular, y segundo con la perversa maniobra de maquillar el rostro represivo del gobierno calderonista, pretendiendo presentarse como un Estado democrático, sin embargo, nuevas órdenes de aprehensión penden sobre los recién liberados, además, de persistir en detener a los luchadores sociales que no fueron detenidos durante la represión.

La perversión de la justicia estriba en que durante cuatro años se les mantuvo como presos políticos y como rehenes para obligar a la desmovilización de este sector en lucha; es perverso porque no es ningún acto de justicia mientras no se castigue a los responsables de esta injusticia y de la brutal represión contra el pueblo de Atenco y las organizaciones populares que solidarizaron con el FPDT.

josé

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.