Lanzan publicación “South-South in Action-SSTC in Agricultural Development: FAO’s Experiences”

Ciudad de México.- La Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y la Oficina de Naciones Unidas para la Cooperación Sur-Sur (Unossc) celebraron este jueves el evento virtual Pre-GSSD expo event: Launch of the Publication: “South-South in Action-SSTC in Agricultural Development: FAO’s Experiences”, a fin de promover la cooperación Sur-Sur y Triangular, así como su contribución a la mitigación del hambre y la desnutrición en todo el Sur Global.

Laura Elena Carrillo Cubillas, directora ejecutiva de la Agencia Mexicana de Cooperación Internacional para el Desarrollo (Amexcid), quien participó en este importante lanzamiento a invitación de la directora General adjunta de la FAO, Elizabeth Bechdol, compartió algunas de las experiencias del Gobierno de México que, a través de la Agencia a su cargo y en el contexto de la cooperación internacional, se llevan a cabo en materia de seguridad alimentaria y nutricional.

Luego de transmitir un cordial saludo de parte del canciller de México, Marcelo Ebrard Casaubon, al director General de la FAO, QU Dongyu, hizo referencia al rol de liderazgo que asume México con acciones de cooperación internacional, que buscan fortalecer a la región frente a retos que solo pueden atenderse si se plantean soluciones conjuntas que ayuden a redimensionar el concepto de integración.

Por otra parte, se refirió a los grandes desafíos globales planteados por la Organización de Naciones Unidas en la lucha contra el hambre, plasmados en el Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) 2, Hambre cero, que propone acabar con todas las formas de hambre y malnutrición antes del año 2030.

Destacó que su cumplimiento dependerá, en gran medida, de “realizar esfuerzos colectivos, apoyarnos en la innovación, de estrechar la coordinación y voluntad de actores involucrados para fortalecer sistemas alimentarios y nutricionales mediante programas como Mesoamérica Sin Hambre Amexcid-FAO”.

“Este programa ha consolidado logros en los campos normativo y de diseño de políticas públicas a nivel regional y nacional, y su impacto beneficia directamente a la agricultura familiar de manera sostenible, lo que no podría concretarse sin la intervención de la FAO en los nueve países de Mesoamérica”, continuó.

Mesoamérica sin Hambre Amexcid-FAO es una iniciativa de cooperación Sur-Sur y Triangular liderada conjuntamente por el Gobierno de México, a través de la Amexcid y la FAO.

El programa trabaja de manera coordinada con instituciones de Belice, Colombia, Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Panamá y República Dominicana, y pone a su servicio soluciones innovadoras de desarrollo para garantizar una vida digna para toda la población, especialmente la más vulnerable.

A través de una videograbación, cuya transmisión acompañó el mensaje de Carrillo Cubillas, se abordó la experiencia del programa Mesoamérica sin Hambre Amexcid-FAO, destacando algunos logros alcanzados, como son la contribución al diseño de 29 políticas públicas y 50 marcos normativos.

También, tres leyes modelo de alcance general en el marco del Parlamento Latinoamericano y Caribeño (Parlatino), particularmente, las referentes a Agricultura Familiar, y sobre Pesca Artesanal o en Pequeña Escala, así como la más reciente ley sobre Sistemas Comunitarios de Agua y Saneamiento (2021), que contó con el importante apoyo técnico del Instituto Mexicano de Tecnología del Agua (IMTA), y que hoy pueden ser consultadas en otras latitudes gracias a la traducción, impulsada en el marco de este programa, al inglés, francés y portugués.

De igual manera, mediante este audiovisual, se expuso el diseño de 45 procesos normativos nacionales, resaltando la Reforma Rural Integral en Colombia y el Plan Nacional de Seguridad Alimentaria de Panamá, así como el respaldo brindado para la validación de 46 herramientas en campo orientadas a promover la seguridad alimentaria y nutricional en varios de los países asociados que implementaron la metodología “Escuelas Sostenibles” para la alimentación escolar.

Otro componente a destacar en el marco del programa son los Sistemas de Captación y Aprovechamiento de Agua de Lluvia (SCALL), para uso doméstico, acuícola, agrícola y pecuario, así como para la purificación de agua para consumo humano, que contribuyen a mejorar el acceso al líquido en comunidades rurales vulnerables, promoviendo la autosuficiencia, el uso racional del recurso y la prevención y disminución de enfermedades relacionadas con el consumo de agua no purificada, entre otros aspectos.

Estos sistemas son resultado de la transferencia de tecnología innovadora que detona la apropiación de los usuarios en comunidades de la región de Mesoamérica, al involucrarlos desde la etapa de construcción hasta su administración, reforzando así la sostenibilidad.

La exposición de resultados hace evidente que los derechos humanos son el principal sustento del programa, a lo que se suma la perspectiva de género y la visión de sustentabilidad ambiental que imprime en todas sus acciones.

Mesoamérica sin Hambre Amexcid-FAO diseña, valida y acompaña instrumentos normativos y de política pública dirigidos a impulsar la seguridad alimentaria y nutricional y el desarrollo rural, buscando cerrar brechas territoriales y con un enfoque inclusivo y de derechos.

La titular de la Amexcid señaló que aun cuando los logros del programa son sustantivos, existe mucho camino por avanzar, con lo que la convicción se robustece para seguir contribuyendo al mejoramiento de las condiciones de vida de la región mesoamericana, particularmente de los sectores más vulnerables de la población.

Carrillo Cubillas concluyó su participación citando al presidente Andrés Manuel López Obrador, con una frase que toma dimensión en una forma de actuar: “México es y seguirá siendo un país profundamente solidario”, dijo, haciendo énfasis en que la seguridad alimentaria y nutricional es un asunto particularmente sensible, sobre todo en la coyuntura que estamos viviendo y especialmente en los países en desarrollo.

Por ello, los frutos de la cooperación Sur-Sur y Triangular tienen un valor especial que sirve de incentivo para impulsar una encomienda trascendental, “que nadie se quede atrás”, pues solo así se podrá avanzar en el cumplimiento de los ODS.

josé

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*