JUICIOS SUMARIOS

Contrapuntos

Porfirio Santibáñez Orozco

Gobernador electo
Ojalá en este caso no sea cierto aquello de que el que es incongruente en las pequeñas decisiones, también lo es en las grandes
CATARINO Torres Pereda fue, entre otras cosas, un activo participante en el proceso electoral 2010. Varios medios de información publicaron que su organización, el Comité de Defensa Ciudadano (CODECI) organizó una brigada cazamapaches que contribuyó al triunfo de la coalición “Unidos por la Paz y el Progreso” en la cuenca del Papaloápan. Todavía se recuerda que en plena campaña electoral, arriesgando su integridad personal, ellos detuvieron un tráiler cargado de cemento que llegó a Tuxtepec desde Tabasco para comprar votos.

No se puede decir lo mismo de Heriberto Pazos porque, las pinten como las pinten, sus acciones llevaron al Movimiento de Unificación y Lucha Triqui (MULT) a estar en la trinchera que apoyó el proyecto transexenal del tirano al impulsar la candidatura de María de los Ángeles Abad Santibáñez a la gubernatura del estado para quitarle votos a Gabino Cué Monteagudo.

Catarino y Heriberto fueron asesinados quizá por razones similares; sin embargo llama la atención que el trato brindado a cada caso, tanto en los medios como por las autoridades y hasta por la clase política.

Es indudable: las diferencias en el trato son producto de otras diferencias objetivas como el ruido que pueda hacer cada organización, el hecho de que Tuxtepec esté más lejos que Copala o que las dos organizaciones harán valer su peso e importancia en magnitudes diferentes.

Sin embargo, más allá de estos determinantes objetivos es, por lo menos, extraño que el gobernador electo haga una declaración marginal en el primer caso y además de expresar condolencias monte guardia en el otro. En este contexto, minimizar y hasta ignorar al aliado y homenajear al adversario podrían ser la confirmación de que nuestra política todavía no se lleva mucho con la congruencia, está distanciada de la ética y no se basa en la reciprocidad; sino por el contrario, tiene más que ver con la rentabilidad y el beneficio.

Acciones simbólicas como la de dar un trato diferente a dos casos similares contradicen las palabras del propio gobernador electo, son su contrapunto: tenemos que revisar todos esos expedientes, hay mandos policiacos que fueron asesinados y hasta el momento no se ha hecho nada, haremos nuestro trabajo en su momento; ojalá en este caso no sea cierto aquello de que el que es incongruente en las pequeñas decisiones, también lo es en las grandes. Abundaremos…

Miguel Ángel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.